lunes, 26 de abril de 2021

El bombardeo de Gernika visto por Picasso, Éluard y Resnais

La tarde del 26 de abril de 1937 la villa vizcaína de Gernika sufrió durante más de tres horas y atroz bombardeo. Lo perpetró la aviación alemana, aliada y protectora de las tropas sublevadas en julio del año anterior, que le dieron su complacencia. Bombas explosivas e incendiarias arrasaron el casco urbano de la localidad, muriendo como consecuencia un número indeterminado de personas, que en todo caso superó la centena. La reacción en la opinión pública internacional alcanzó unos niveles desconocidos hasta ese momento, lo que no había sucedido con los bombardeos anteriores sufridos por la población civil en Barcelona, Madrid, Málaga o, unos pocos días antes, Durango, entre tantos otros lugares. 

La imagen que semanas después inmortalizó Pablo Picasso en su cuadro "Guernica" sigue perdurando en nuestros días. Aunque el motivo que precipitó su realización fue la masacre de Gernika, lo que en el lienzo se refleja no es el horror per se de la guerra, sino una denuncia del fascismo, cuyo ascenso inmisericorde estaba empezando a horadar los cimientos de la democracia de muchos países. Se cuenta que cuando años después, en plena Segunda Guerra Mundial, el embajador alemán en París le preguntó al propio Picasso si era el autor de ese cuadro, la contestación fue algo parecido a: "No he sido yo, han sido ustedes".

En 1938 el poeta francés Paul Éluard escribió un poema que tituló "La victoire de Guernica", dedicado a las gentes que sufrieron el bombardeo. Unos años después, en 1950, varias obras de Picasso, incluyendo su "Guernica", y el poema de Éluard fueron la base de un cortometraje titulado también Guernica, que fue dirigido por Alain Resnais y Robert Hessens, y contó con Guy Bernard para la elaboración de la música. Pese al enorme dramatismo que transmiten las imágenes y el texto, escrito por también por Éluard, el resultado final es impecable.

Hay una obra del historiador norteamericano Herbert R. Southworth, titulada La destrucción de Guernica. Periodismo, diplomacia, propaganda e historia (París, Ruedo Ibérico, 1979) editada por primera vez en 1975, donde su autor, a lo largo de más de 500 páginas documentadas, pone al descubierto la realidad de lo ocurrido y los intentos por parte del ejército sublevado, primero, y del régimen franquista, después, para negar la responsabilidad de lo ocurrido. No faltó que en algún momento llegaran a atribuir al propio gobierno republicano la orden de destruir Gernika. Es lo que al final dejó patente a través de estas líneas:

"El esfuerzo abortado de los historiadores neo-franquistas indica la negativa de los implicados en el ataque de 1937 a aceptar las consecuencias de la revelación de la verdad. Los alemanes, en la actualidad, pueden decir que otro régimen, el nazi, bombardeó Guernica; al gobierno de España, al menos por el momento, no le es posible desresponsabilizarse de la misma forma".

Invito a ver la película a través del enlace y a leer el poema de Éluard, bien en su idioma original o bien en la traducción hecha por Gabriela Astorga e Iván Cruz. Y si es posible, a leer la obra de Southworth.

En todo caso, no debemos olvidar lo que ocurrió en la pequeña villa vasca. El propio Southworth, unos años antes, había acabado su libro El mito de la cruzada de Franco (París, Ruedo Ibérico, 1963) con esta frase lapidaria:

"Sí, caballeros, tenéis razón; era una cruzada. Pero la cruz era la gamada".      

    

I
Beau monde des masures
De la nuit et des champs

II
Visages bons au feu visages bons au fond
Aux refus à la nuit aux injures aux coups

III
Visages bons à tout
Voici le vide qui vous fixe
Votre mort va servir d'exemple

IV
La mort coeur renversé

V
Ils vous ont fait payer le pain
Le ciel la terre l'eau le sommeil
Et la misère
De votre vie

VI
Ils disaient désirer la bonne intelligence
Ils rationnaient les forts jugeaient les fous
Faisaient l'aumône partageaient un sou en deux
Ils saluaient les cadavres
Ils s'accablaient de politesses

VII
Ils persévèrent ils exagèrent ils ne sont pas de notre monde

VIII
Les femmes les enfants ont le même trésor
De feuilles vertes de printemps et de lait pur
Et de durée
Dans leurs yeux purs

IX
Les femmes les enfants ont le même trésor
Dans les yeux
Les hommes le défendent comme ils peuvent

X
Les femmes les enfants ont les mêmes roses rouges
Dans les yeux
Chacun montre son sang

XI
La peur et le courage de vivre et de mourir
La mort si difficile et si facile

XII
Hommes pour qui ce trésor fut chanté
Hommes pour qui ce trésor fut gâché

XIII
Hommes réels pour qui le désespoir
Alimente le feu dévorant de l'espoir
Ouvrons ensemble le dernier bourgeon de l'avenir

XIV
Parias la mort la terre et la hideur
De nos ennemis ont la couleur
Monotone de notre nuit
Nous en aurons raison.


(I
Bello mundo de miserias
De la noche y los campos

II
Rostros benignos en llamas rostros benignos en el fondo
Que rechazan la noche las injurias y los golpes

III
Rostros benignos para todo
He aquí el vacío que los fija
Su muerte servirá de ejemplo

IV
La muerte corazón derrumbado

V
Ellos los harán pagar el pan
El cielo la tierra el agua el sueño
Y la miseria
De su vida

VI
Ellos dijeron anhelar la benigna inteligencia
Ellos restringieron a los fuertes juzgaron a los locos
Practicaron la caridad partían un centavo en dos
Ellos saludaban a los cadáveres
Ellos derrochaban amabilidad

VII
Ellos persisten ellos se exceden ellos no son de nuestro mundo

VIII
Las mujeres los niños tienen el mismo tesoro
De hojas verdes de primaveras de leche pura
Intacto
En sus limpios ojos

IX
Las mujeres los niños tienen el mismo tesoro
En los ojos
Los hombres lo defienden como pueden

X
Las mujeres los niños tienen las mismas rosas rojas
En los ojos
Cada uno muestra su sangre

XI
El miedo y el coraje de vivir y de morir
La muerte tan difícil y tan fácil

XII
Hombres para quienes este tesoro fue cantado
Hombres para quienes este tesoro fue arruinado

XIII
Hombres reales por quienes la desesperanza
Alimenta el fuego devorador de la esperanza
Abramos juntos el último botón del porvenir

XIV
Parias la muerte la tierra y el horror
De nuestros enemigos tiene el color
Monótono de nuestra noche
Nosotros tendremos razón)