lunes, 18 de junio de 2018

Urdangarín, en la cárcel... que ha elegido

¿En qué cárcel ingresan las personas que han sido condenadas por cometer algún tipo delito? ¿Dónde se encuentran las condenadas en relación al proceso catalán? ¿Sí, Junqueras, Cuixart, Sánchez, Romeva, Rull, Borrás, Bassa, Forn, Forcadell...? ¿Cualquiera de ellas ha podido elegir destino? ¿Cercanía a su lugar de residencia, al menos? ¿Por qué Iñaki Urdangarín sí ha podido elegir la cárcel en la que acaba de ingresar? Ya. Estamos hablando de privilegios. La familia real está por medio, claro.  

La victoria de Iván Duque, una mala noticia para Colombia y la región

Las lecciones presidenciales en Colombia no han deparado ninguna sorpresa. El triunfo del candidato derechista, Iván Duque, sobre Gustavo Petro, que representaba a la izquierda y las esperanzas de seguir en el camino de la paz, ha sido claro, con doce puntos de diferencia. Una elección que conlleva el mantenimiento de la misma política económica y del alineamiento con EEUU, pero, como novedad, el cuestionamiento de los acuerdos de paz firmados hace dos años. Duque pertenece al Partido de Centro Democrático, el partido de Álvaro Uribe, presidente entre 2000 y 2012, y la figura que mejor ha representado los intereses de la oligarquía económica colombiana y de EEUU. Punta de lanza en la lucha contra los acuerdos de paz firmados entre el gobierno presidido por Juan Manuel Santos y las FARC, así como del triunfo del NO en el referéndum sobre los mismos. Malas noticias para Colombia y malas también para Latinoamérica.  

domingo, 17 de junio de 2018

Las muertes repentinas (del mundo de la corrupción del PP)

Ayer apareció muerta María José Alcón. Una persona, de tantas, que estaba involucrada en la corrupción del PP. En este caso, del valenciano. Había sido la esposa, por dos veces, de sendos popes del PP que se han caracterizado por su brillante gestión pública a base de, ya se sabe, eso de las mordidas, el blanqueo, el enriquecimiento a título lucrativo, la apropiación indebida... Ella misma había sido concejala en el ayuntamiento valenciano nada menos que desde 1995 y acabó reconociendo ante el tribunal de justicia que juzga el caso Taula el sistema de financiación de su partido. 

Una muerte repentina más de otras de miembros del PP o relacionados con él, con el común denominador de encontrarse entre las aguas de la corrupción. En noviembre pasado ya me referí a tres de ellas: las de Barberá, Blesa y Maza. Pero ha habido más: los de Francisco José Yáñez Román, asesor económico del PP y padre del testaferro de Luis Bárcenas; María del Mar Rodríguez Alonso, esposa de uno de los portavoces del PP en el Senado e imputada por delitos económicos; Isidro Cuberos, exjefe de prensa en Andalucía con Javier Arenas e imputado en la trama Gürtel; Juan Pérez Mora, relacionado con Francisco Correa y la trama Gürtel; José Martínez Núñez, también relacionado con la Gürtel y con la muerte de un sicario que con anterioridad había sido contratado por él mismo para realizar un trabajo; Francisco Sánchez Arranz, relacionado con Francisco Correa y Arturo González Panero 'El Albondiguilla'; o Leopoldo Gómez, amigo de Jesús Sepúlveda, ex de Ana Mato, y relacionado con la Gürtel. 

Son unos cuantos nombres, a los que se pueden unir otros dos que resultan altamente sospechosos. En este caso no fueron muertes repentinas, pero sí los incidentes o accidentes: uno, el del juez Antonio Pedraz, que había estado investigando la trama Gürtel; el otro, el de Álvaro Lapuerta, el todopoderoso extesorero del PP que sufrió una repentina caída cuando salía de su casa y quedó por ello incapacitado


(Imagen: detalle de “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central”, de Diego Rivera)

miércoles, 13 de junio de 2018

24 horas que estremecieron a España, con Iñaki, Julen y Màxim de por medio

Ayer salió (por fin) la noticia (que se estaba retrasando) de la condena de Iñaki Urdangarín (esposo de una infanta, cuñado del rey y yerno del anterior) y su (en ese momento) previsible entrada en prisión. Al poco saltó el bombazo sobre Julen Lopetegui (seleccionador nacional de fútbol), del que se anunciaba (a tres días del partido contra Portugal) que había fichado por el Real Madrid (de Florentino y tal). Esta mañana ha amanecido con la noticia del escándalo del fraude de más de 200.000 a Hacienda (entre 2006 y 2008) por parte de Màxim Huerta (ministro de Cultura y Deporte).

La mañana de hoy ha continuado con más noticias relacionadas con las tres anteriores, cuyo orden cronológico podría ser más o menos éste: aclaraciones del ministro de que lo hizo cuando no era e hizo lo que todo el mundo hacía, comunicación judicial al esposo y cuñado de que tiene que entrar en prisión en el plazo de cinco días, aceptación por el jefe de gobierno de las explicaciones de su ministro, petición de destitución desde los grupos de la oposición, destitución del seleccionador, nombramiento de otro nuevo en la persona de Fernando Hierro...   

De momento Iñaki ha visto diluido el alcance de su caso entre las noticias de Màxim y Julen. Por su parte, Màxim, que había entrado fuerte en el mundo de la actualidad por su irrelevancia cultural y deportiva, ve cómo va deshinchándose. Y Julen, que había recuperado la ilusión de quienes hacen uso del grito "¡yo soy español, español...!", ha tenido que irse por puerta chica.  

¡Qué tensión, madre mía! ¡Qué ritmo más trepidante! ¡Y lo que queda por llegar! ¿Durará mucho Iñaki en la cárcel? ¿Acabará su matrimonio en un conveniente cese de convivencia?  ¿Perderá puntos la monarquía? ¿Acabará dimitiendo Màxim? ¿Será reprobado, como ya ha solicitado Pablo Iglesias? ¿Afectará a la popularidad de Pedro Sánchez y su gobierno? ¿Fracasará la selección por culpa de Julen? ¿Aumentará el antimadridismo?... 

¡País!...

Y mientras ultimo esta entrada editando las imágenes, me encuentro con otro bombazo, que da respuesta a una de las preguntas que he formulado antes: ¡Màxim va a dimitir! ¡¡Guaaauuu!!

viernes, 8 de junio de 2018

Presentación en Barbate del informe de la APDHA “Derechos Humanos en la Frontera Sur 2018”


Ayer asistí a la presentación del informe “Derechos Humanos en la Frontera Sur”, que ha sido elaborado por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía y que es relativo a la inmigración procedente de la otra orilla del Mediterráneo. La APDHA es un grupo de gran importancia que lleva a cabo una labor encomiable en cuanto a la prestación directa de ayuda a las personas afectadas, la denuncia de situaciones en que se vulneran los derechos humanos y la sensibilización de la población en un problema de tanta envergadura. 

Junto al informe antes aludido, que elaboran anualmente, destaca el envío reciente de la "Propuesta de iniciativa al Parlamento Andaluz", donde recaban a los grupos que integran esa institución autonómica "el apoyo a vías legales y seguras de acceso al derecho de asilo y para el ejercicio del derecho a la libre circulación" y piden que se preste una especial atención al número cada vez mayor de menores que llegan a las costas andaluzas sin la compañía de familiares.

No es la primera vez que miembros de la APDHA han venido a Barbate y de hecho existe en el municipio desde hace tres años un grupo de personas que pertenecen, trabajan y/o colaboran de distintas maneras. En esta ocasión, como ya ocurrió el año pasado, se desplazaron Ana Rosado y el incombustible Rafael Lara, que además han coordinado la publicación. Un trabajo riguroso y muy interesante, lleno de datos que sacan a la luz un problema doloroso: el de la inmigración desde los países del Sur a través de unas vías que ponen en riesgo las vidas de quienes la protagonizan. 

Unos datos, entre tantos, que ponen de relieve en en 2017 hubo 28.587 personas que llegaron a España, el doble que el anterior. Que en el Mediterráneo central, entre Italia y Malta, llegaron cinco veces más. Que las llegadas a Cádiz han supuesto un aumento del 300%. Que el número de personas muertas que intentaron llegar a España se acercó a las 250. Que en los meses que llevamos de año, el 2018, ya se ha duplicado sobre 2017 el número de personas que han recalado a nuestro país. O que el número de muertes en estos meses resulta preocupante, por haberse incrementado en un 150%.

Vivimos en un continente rico si lo comparamos con otros y en especial con la vecina África. Disponemos de una UE y unos gobiernos, sin embargo, que dejan mucho que desear cuando se trata de desarrollar medidas de solidaridad. Lejos de acoger con generosidad, se obstaculiza la circulación de personas, se racanean las ayudas necesarias y hasta se incumplen los tratados internacionales. Los derechos humanos quedan, así, en un segundo o tercer plano. Y, lo que es peor, los órganos directivos de la UE y los gobiernos de los países cada vez más actúan bajo la influencia de los grupos de extrema derecha, xenófobos y racistas. Y actúan también bajo la presión de determinados grupos empresariales, que han encontrado un nicho de negocio en la recepción de ayudas procedentes de los fondos europeos para dotar de medios técnicos de seguridad y de infraestructuras, siempre con la finalidad de persuadir el tránsito de personas y su internamiento en centros específicos cuando sea necesario.

Vivimos en un país que ha tenido un gobierno que durante casi siete años ha actuado como “una losa”. Que reiteradamente ha sido advertido o más que eso por su incumplimiento de las obligaciones en materia de derechos humanos. Lo último, una condena por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por las devoluciones en caliente.

A la espera de lo que haga el nuevo gobierno, ya existe la preocupación por lo que representa el nuevo ministro de Interior. Fernando Grande-Marlaska, antes juez, no se ha caracterizado precisamente por una escrupulosa vigilancia del respeto a los derechos humanos. En materia de inmigración ha llegado a defender la existencia de los CIEs y, lejos de poner de relieve la vulneración reiterada de dichos derechos, como han hecho otros miembros de la judicatura, ha calificado que en ellos se tutela con garantías a las personas.  

Invito a leer el informe “Derechos Humanos en la Frontera Sur” y también el “Balance Migratorio 2017”. E incluso, por qué no, la "Propuesta de iniciativa al Parlamento Andaluz". Hacerlo debe ser casi una obligación.

Que la selección argentina de fútbol no haya ido a Israel es una buena noticia

La selección argentina de fútbol decidió no ir a Jerusalén (pueden leerse, entre tantos artículos interesantes, uno de Gustavo Veiga, en Página 12, y otro de Carlos A. Villalba, en Rebelión). El partido había contado desde el primer momento con fuertes detractores y máxime después de las últimas acciones represivas del estado de Israel contra la población palestina de Gaza, en mayor medida, y Cisjordania. La campaña organizada ha tenido mayor eco, fuera de los territorios ocupados, en Argentina y en Catalunya. Barcelona ha sido el lugar escogido por la selección suramericana para ultimar la preparación del mundial, lo que ha propiciado la presencia de manifestantes en los entrenamientos, con mensajes como "Messi, no vayas". No ha faltado el posicionamiento de Diego Armando Maradona, contrario al viaje de sus selección a Israel. Y todo, pese a las presiones que se hizo desde el gobierno de Mauricio Macri, amigo de Benjamin Netanyahu. E incluso con la manipulación de noticias, entre las cuales se encontraba una supuesta amenaza del dirigente de la federación palestina de fútbol. De haberse jugado el partido, se hubiera dado un fuerte espaldarazo al gobierno israelí, que está en plena ofensiva contra el pueblo palestino, aprovechando el 70 aniversario de la fundación del estado de Israel y buscando consolidar el traspaso de las embajadas a Jerusalén. Un dato que ha pasado desapercibido, aunque tenga un componente simbólico, es que el estadio donde se iba a jugar el partido se ha construido sobre lo que con anterioridad había sido un asentamiento palestino. En todo caso, que no se haya jugado es una buena noticia. Y también, por supuesto, un triunfo de la resistencia palestina.     

miércoles, 6 de junio de 2018

El gobierno que nos espera (y 2)

Conocida ya la totalidad del nuevo gobierno, cabe remarcar una sorpresa: el ministro del Interior, que no es otro que el juez Fernando Grande-Marlaska. Se suma así a la tríada de miembros del mundo judicial, que, en su caso, proviene del sector conservador. Se completa, a su vez, un equipo ministerial que dará que hablar.  Y lo que quizás sea lo más importante: con pretensiones de que dure, incluso agotando la legislatura, y para lo que venga después. Personajes que, en una buena parte, no son poca cosa. Con pesos pesados. Me atrevo a decir que en algunos podrían haber estado en un gobierno digamos que de Ciudadanos. Pero en esto se le ha adelantado Pedro Sánchez a Albert Rivera. Quien parecía una promesa de futuro puede que haya torcido su carrera. Y apunten este nombre: Iván Redondo. Es el cerebro estratégico del nuevo jefe de gobierno. Por ahora en el sistema, en sus distintos compartimentos y vericuetos, hay tranquilidad.   

El gobierno que nos espera (1)

Conocemos casi todas las piezas. Sobre todo, las más importantes. Sabemos que hay mayoría de mujeres. Sobre todo, en las piezas importantes. También sabemos que hay un reparto en cierta medida equilibrado en las familias del partido. No faltan fichajes llamativos. Y tampoco debemos olvidar un cerebro estratégico procedente del exterior que ha estado dando las claves al nuevo jefe de gobierno. En todo caso, hay que fijarse en lo que se atisba como fundamental. Un continuismo europeísta en lo económico. Una apuesta por el neocentralismo. Algunas concesiones a aspectos sociales. No he dado nombres, pese a que están en los medios. Ya los iré nombrando. Algunos medios de la caverna se han sorprendido por la composición. El sistema parece tranquilo.  

domingo, 3 de junio de 2018

Saber actuar en el momento (tras la caída de Rajoy y su gobierno)

Comprender la realidad en cada momento resulta de gran importancia. Es lo que Lenin denominaba el análisis concreto de la realidad concreta. Actuar en cada uno de esos momentos o, si se quiere, en cada realidad concreta conlleva acertar o errar. Se toman por ello decisiones que buscan dar un paso adelante. Es lo que ocurrió hace un par de días con la caída de Mariano Rajoy y su gobierno, que a buen seguro va a precipitar la debacle del PP. Hubo un acuerdo generalizado para apoya la moción de censura desde el no. Lo difícil, empero, será lo que ocurra a partir de ahora. En entradas anteriores ya apunté algunas contradicciones. Y en ellas hay que actuar. Me refiero, claro está, en lo que respecta a Unidos Podemos. El momento me recuerda en parte a finales de 2011, con la victoria arrolladora del PP en las elecciones generales, y a principios de 2012, tras las elecciones andaluzas. Por aquel entonces defendí en el caso de Andalucía un acuerdo del PSOE e IU contra el PP. Incluso, siempre con un programa, que IU entrara en el gobierno. Ahora va a resultar difícil un gobierno conjunto del PSOE y Unidos Podemos, después de los anuncios que se están dando desde el entorno de Pedro Sánchez. Pero a priori no es una idea descabellada, siempre que estuviera asentada, por supuesto, sobre un acuerdo programático sólido. Ha sido tanto el mal que ha provocado el gobierno del PP, junto con su carta corrupta de naturaleza, que llegar a acuerdos, incluso de gobierno, ayudaría a dar más pasos adelante. Resulta difícil, repito, pues el PSOE añade a las contradicciones del momento las propias. Las que representan algunas baronías y algunos dinosaurios. Donde está, por ejemplo, Susana Díaz, la liquidadora del pacto entre el PSOE e IU en Andalucía. La encargada de reasentar en el sistema a un gobierno que hacía daño en algunas de las medidas, tomadas o en proyecto, sobre todo las salían desde las consejerías en manos de IU. En su momento, por algunos sectores de la izquierda, se utilizó la presencia de IU en ese gobierno para desacreditarla. Quienes así actuaron aprovecharon para intentar  hacer leña del árbol caído. Pero el árbol no cayó, sino que se ha mantenido. Humildemente robusto, porque son muchas las raíces que lo alimentan. Y digno. Espero que siga siendo así. 

viernes, 1 de junio de 2018

Bye-bye, Mariano

Casi resuelta la contradicción principal del momento (el PP da por perdido el gobierno), irán saliendo las otras. Ayer apunté algunas. Un gobierno difícil el que tenga que conformar Pedro Sánchez. Para ganarse el apoyo del PNV ha tenido que anunciar la continuidad de los presupuestos recién aprobados. En el caso de los grupos catalanes les ha ofrecido un mejor trato con respecto a la situación creada. A Unidos Podemos le ha lanzado guiños sobre algunos aspectos sociales. La palabra regeneración democrática parece, por ahora, el nexo común. Del otro lado hay un PP k.o. Con un Mariano Rajoy vergonzosamente desaparecido en combate durante la tarde. Tanto, que hasta desde medios de la derecha y la más extrema se la ha reprochado. Ciudadanos, por su parte, sigue hablando de elecciones. En el PSOE, después de unos atisbos de críticas públicas, se guarda silencio entre las baronías y los dinosaurios. Y la caverna mediática y de otras cosas, a coro, habla más o menos claramente de traición. A España, claro. Y falta que se manifiesten explícitamente quienes detentan el poder real. El del dinero, por ejemplo. Para El País se trataría, el de Sánchez, de un gobierno inviable. Es la voz (escrita) que mejor expresa los intereses del sistema. En poco se votará. Y lo que le seguirá... lo iremos viendo. ¿Tiempos interesantes?