martes, 26 de junio de 2012

Golpe de estado en Paraguay

Fernando Lugo ha sido apartado de la presidencia paraguaya. No ha sido un golpe de estado a la vieja usanza, esto es, a sangre y fuego. Lo han hecho de una forma muy fina, de tamiz legal, a través del senado. Como la constitución del país contempla que esa institución pueda juzgar al presidente en caso de delito grave, lo encontraron días pasados en un suceso dramático ocurrido en Curuguaty el pasado 15 de junio durante la ocupación de un latifundio por parte de un grupo campesino sin tierras. Seis policías muertos y once campesinos fue el resultado. La excusa perfecta para que la oligarquía terrateniente y los partidos que la representan, con la supervisión del imperio, la utilizasen en la farsa de juicio contra le presidente Lugo. Tan escandaloso ha sido lo ocurrido, que la mayor parte de los gobiernos de los países latinoamericanos lo han denunciado, no reconociendo al nuevo presidente, Federico Franco, anterior vicepresidente y cómplice con su partido de la farsa. En tan sólo 24 horas se montó y despachó todo.

Paraguay es un país sui generis. A lo largo de su historia la oligarquía ha gozado de la mayor estabilidad política posible, no exenta, claro está, de impunidad. Tuvo a un dictador, Alfredo Stroenner, que gobernó sin piedad entre 1954 y 1986. Con mano férrea, utilizó su partido, el Colorado, para presentarse como un demócrata “sin comunismo”. Castigó duramente a la disidencia política, aun cuando no fuera de carácter comunista, y cualquier conato de resistencia social. Llegó a proteger a numerosos nazis huidos tras la guerra e incluso a dictadores derrocados de otros países. Fue, por supuesto, protegido por EEUU, que maniobró contra él en 1989 cuando, en plena debacle de los países del este europeo, ya no le servía. El encargado de retirarlo del poder fue su propio consuegro.  

Fernando Lugo fue un obispo que se hizo famoso por su vinculación a la teología de la liberación. Apodado como “obispo de los pobres”, su popularidad fue aprovechada por algunos sectores políticos conservadores, que lo utilizaron para desbancar al Partido Colorado. Ganó las elecciones de 2008 dentro de una alianza de grupos de centro e izquierda, entre los que estaba el Partido Liberal Radical Auténtico, que aportó a Federico Franco como candidato a la vicepresidencia. Su mandato ha sido contradictorio, salpicado de situaciones difíciles y decisiones polémicas. Se acercó a los gobiernos progresistas de la zona en busca de una mayor autonomía internacional frente a EEUU y Europa; desarrolló tímidas medidas sociales; intentó buscar un camino hacia la soberanía energética y alimentaria; no pudo iniciar la reforma agraria prometida…

Demasiado en un medio social y político hostil, clara expresión de la fragilidad de su poder. Los apoyos directos con los que contaba Lugo han sido escasos: el Frente Guazú y los movimientos sociales dispersos que actúan en condiciones muy duras en una sociedad atemorizada por una tradición de violencia represiva. Es desde ahí donde debe conformarse la resistencia.

jueves, 21 de junio de 2012

Ale, mineros


Los mineros asturianos del carbón fueron durante décadas uno de los principales componentes del movimiento obrero de nuestro país. También de su imaginario. Fue en sus pozos –en el celebérrimo pozo María Luisa está un grupo encerrado en huelga de hambre- donde nacieron las primeras comisiones obreras, expresión del renacer de ese movimiento durante el franquismo. Sus luchas y su sacrificio contribuyeron a extender una conciencia que, no perdida, había sido duramente reprimida desde la guerra civil. El propio Pablo Picasso, como tanta gente del mundo de la cultura, plasmó su solidaridad en 1962, el año de la primera gran huelga general antifranquista. Cuando yo era jovencito, recién muerto el dictador y con ganas de cambiar el mundo, entonábamos, entre tantas otras, las canciones de Chicho Sánchez Ferlosio que ponían de relieve la acción colectiva de tanta gente. Y una de ellas me ha venido a la mente, porque ilustra lo que estamos viendo por los medios de comunicación:

Hay una lumbre en Asturias
que calienta España entera
y es que se ha levantado
toda la cuenca minera.

Ale, asturianos, 
están nuestros destinos
en vuestras manos...

lunes, 18 de junio de 2012

Ayer venció el miedo en Grecia


Lo que ocurrió ayer en las elecciones griegas era imprevisible. Los sondeos habían dado hasta el último momento un empate técnico entre Nueva Democracia y Syriza. Finalmente ha sido el partido conservador, con el 29,6%, el que se ha alzado con el mayor número de votos, con un margen de algo menos de tres puntos sobre la coalición de izquierdas, que se ha quedado en el 26,9%. En el cómputo total de cada bloque político, la derecha ha obtenido el 47,7% de los votos, correspondiendo el 44% a los grupos que han conseguido escaños. La izquierda, por su parte, si incluimos en ella al PASOK, ha sumado en total el 51,5%, siendo el 49,9% de los grupos con representación parlamentaria.

La lectura de estos resultados, no obstante, es más compleja. La subida de once puntos de Nueva Democracia se ha basado en la recuperación de votos de las pequeñas formaciones conservadoras que en mayo sumaron 12,4% y el domingo se quedaron en un 3,7%. Griegos Independientes, a su vez, ha cedido tres puntos, siendo el fascista Amanecer Dorado el único que ha resistido. Ninguno de estos dos grupos son precisamente europeístas, por lo que Nueva Democracia poco puede hacer por ese flanco para encontrar apoyos parlamentarios. En la izquierda tampoco las cosas están claras. El avance de Syriza se ha hecho, en primer lugar, a costa del partido comunista (KKE), que se ha dejado 4 puntos (casi la mitad de sus votos del mes pasado), consecuencia de la rigidez táctica que está empleando con su oposición a cualquier alianza que nos sea la salida de la UE; también de los pequeños grupos de izquierda, que han pasado del 6,8% al 1,6%; e incluso del PASOK, que ha perdido unos 75.000 votos. Izquierda Democrática, una escisión moderada de Syriza, se ha mantenido. El PASOK, pese a ser uno de los principales responsables del desaguisado que vive el país, sigue siendo una de las claves del futuro, defendiendo con Nueva Democracia la política de austeridad dictada desde el exterior, aunque con algunos matices de última hora.

¿Qué va a salir de todo esto? Aunque Nueva Democracia ha obtenido el plus de 50 escaños que le confiere ser la fuerza más votada, no dispone de mayoría en el parlamento. Sólo la conseguiría a través del otro partido europeísta, el PASOK, cuyo líder, Evangelos Venizelos, se sacó anoche como condición la inclusión de Syriza en un gobierno de concentración nacional. ¿Una forma de forzar unas terceras elecciones? ¿De presionar a la UE? Ayer mismo desde las altas esferas europeas ya se empezó a hablar de flexibilizar las condiciones de pago de la deuda. El propio líder de Nueva Democracia, Andonis Samarás, lo propuso en los momentos finales de la campaña electoral, buscando así el apoyo del electorado indeciso. Lógico, en todo caso, teniendo en cuenta la debilidad con la que contaría el gobierno que se forme. La capacidad de movilización social, el derrumbe del PASOK y el avance de los grupos a su izquierda, uno de ellos compitiendo para ser la primera fuerza del país, junto con el riesgo de que sirva de referente a otros países, son factores que están teniendo en cuenta los poderes internacionales.   

El líder de Syriza, Alexis Tsipras, ha declarado que su partido ha derrotado al miedo. En parte tiene razón. Pero, en mi humilde opinión, no en lo principal. Al menos, por ahora. Es encomiable el esfuerzo que su partido ha hecho por combatir los recortes sociales y ser expresión de los amplios sectores sociales que se están movilizando. Sin embargo, las presiones que ha sufrido han sido tremendas. Más todavía, han sido amenazas. Y muy duras. Por eso creo que ayer venció el miedo.

sábado, 16 de junio de 2012

Canciones salvajes, de Pablo Neruda y Patricio Wang


He podido estos días deleitarme escuchando la obra Canciones salvajes, basada en siete poemas de Pablo Neruda que ha musicado Patricio Wang. Como trabajo musical es reciente, apareciendo en forma de disco en 2009 en los Países Bajos. En la presentación que hace el propio compositor chileno de la edición de 2009 nos cuenta que está pensada para ser cantada por una solista femenina -la artista holandesa Winanda del Sur- acompañada de un coro y cinco músicos que interpretan una gama variada de instrumentos clásicos y populares latinoamericanos: violín, quena, zampoña, oboe, charango, tiple, guitarra, bajo y percusión.

La selección de poemas de Neruda se ha basado en "alusiones de tipo autobiográfico" y en otros aspectos de su vida que ha denominado "más salvajes”. En el primer caso se encuentran "Pido silencio", "La desdichada" y "Con la primavera". Y en el segundo, cuatro referidos a otros tantos animales: "El toro", "Yo soy el cóndor", "El insecto" y "El tigre". El porqué nos lo cuenta el propio Wang: "evocan fantasmas sexuales de virilidad un poco bestial, pero que aparecen también como símbolo ancestral, la fuerza dominante y brutal, la idea de la caza de la hembra, todo no sin un cierto sentido del humor". Completan el disco otras tres canciones. Dos, musicadas por el propio Wang sobre el "Poema 15" de Neruda y el poema "Muero" de la monja mexicana del siglo XVII Juana Inés de la Cruz; la tercera la versión musical que Víctor Jara hizo de "El golpe" de Neruda. En su conjunto y en cada pieza, la música y la poesía se funden para traernos la belleza.

La red nos permite acceder a la edición antes aludida, así como a diversas versiones interpretadas en Chile por diversas agrupaciones musicales. Y para muestra, ofrezco el enlace de "Pido silencio": "Ahora me dejen tranquilo. / Ahora se acostumbren sin mí. / Yo voy a cerrar los ojos. / Y sólo quiero cinco cosas‚ / cinco raíces preferidas. / Una es el amor sin fin". Sublime.

Grecia, ¿experiencia frente a inexperiencia?

La presión sobre Syriza es muy intensa. Normal. Grecia es estos días una prueba de fuego. Lejos de ofrecer argumentos, se repiten consignas. Que si "nos va a ir peor", que si "nos van a echar dela UE", que si  "vamos a volver al dracma"...  El miedo como común denominador. Provienen de los mismos círculos de poder que llevan gobernando Grecia desde décadas y que participan de la amalgama de poder internacional que tiene controlado el mundo. No tienen ningún rubor en hacerlo quienes han llevado a Grecia a la ruina y permiten que desde fuera se sigan dictando las recetas que la ahondan más hacia el abismo. Recetas de austeridad para la gente y de impunidad para quienes han causado el desaguisado y siguen lucrándose a costa del mal ajeno. Pues bien, una de las consignas que más se está repitiendo en los últimos días sobre el candidato de Syriza, Alexis Tsipras, es su inexperiencia. ¡Maldita sea la experiencia de los candidatos del continuismo!      

domingo, 10 de junio de 2012

¡Que se vayan!


Ya llegó. La noticia fue el titular principal de los medios de comunicación desde el primer momento que se anunció por oficialmente el rescate financiero a España. Era esperada. Se llevaba varios días rumiando cómo iba a concretarse la cosa. Ayer el gobierno y cada medio trataron e interpretaron lo sucedido a su manera. El gobierno, en boca del ministro Economía,  De Guindos, en todo momento ha evitado pronunciar la palabra rescate. Algunos medios -de la derecha, por supuesto- reprodujeron en sus titulares las palabras del ministro: “Es un apoyo financiero”. Otros han sido más críticos. En general los diarios conservadores o evitaron la palabra o la camuflaron matizando que era un rescate a los bancos. Esto último fue lo que hizo Público, aunque me imagino que más como una fórmula técnica. Algo parecido hizo Le Monde, el único de los diarios extranjeros que consulté que publicó la noticia en el primer momento. Muy contundente ha sido El País, el que más, que a gran tamaño y en mayúsculas publicó “RESCATE A ESPAÑA”. Con ironía El Periódico de Catalunya se refirió a un “rescate a la española”. El muy psocialista El Plural utilizó el término ridículo hecho de nuevo por De Guindos. El único que ha señalado, que ni pintado, la dimensión de lo que va a ocurrir ha sido Gara, que se refiere al rescate bancario y sus consecuencias, esto es, “aumentará la deuda y traerá más recortes”.

Repito, son los titulares, no el contenido de los editoriales, artículos y opiniones que se están publicando. Pero es que los titulares marcan, en principio, por dónde van los tiros del tratamiento. En general se busca tranquilizar a la gente, casi siempre desde la matización de que son los bancos los protagonistas de las ayudas y/o el rescate. Se dedican más espacios a hablar de los ahorros y los impuestos. El País y El Mundo, por poner dos ejemplos representativos, están haciendo mucho hincapié en ello. Escriben también tímidamente sobre el descenso de los dividendos en las acciones o el recorte en las prebendas de los directivos (sueldos, indemnizaciones...). Sin embargo, se diga lo que se diga, la devolución de los 100.000 millones de euros no se va a hacer a expensas de quienes han provocado el enorme agujero financiero y, además, se han llevado pingües beneficios. Eso está claro mientras sigan en el gobierno los partidos que lo han gestionado o lo gestionan. Son la voz de su amo, cuando no su expresión.

Las consecuencias no son sólo los ahorros, los dividendos o los ingresos de los directivos. Porque cualquiera que tenga dos dedos de frente debe saber que el grupo económico tradicionalmente más poderoso de nuestro país no va a ceder un ápice en status de poder y riqueza. Las ayudas a la banca se pagarán en forma de subida del IVA –que lo paga todo el mundo por igual-, de más bajada de los sueldos del personal de la administración pública –que, como acaba de decir Esperanza Aguirre, no le vota-, de más despidos entre el personal público –primero, quienes están en la interinidad, y luego…-, de más recortes en la sanidad y la educación -con el consiguiente deterioro en derechos sociales y el bienestar general-, de más horas de trabajo –nominales y reales, por norma o encubiertas-, de más años de trabajo antes de la jubilación, de más restricciones en las prestaciones de desempleo, de más recortes en las ayudas a los sectores más vulnerables y, por qué no, de hasta bajada nominal –no sólo real- de las pensiones.

Llevamos dos años de recortes y reformas legales que están limitando los derechos sociales y laborales conquistados. La respuesta social, que existe, es tímida y no está generalizada. La respuesta ante las huelgas generales ha servido de barómetro. Mucha gente sigue creyendo que la salida de la crisis debe ser individual o yerra en el pronóstico, buscando culpables donde no los hay, y minimizando o exonerando incluso a quienes lo son realmente. Esto explica que la respuesta política apenas se haya expresado en una pequeña desviación hacia la izquierda- IU, más concretamente-, castigando duramente al PSOE y dando mayores apoyos al PP.

Es la acción colectiva y solidaria la única manera de salir mejor del pozo donde cada vez nos hunden más. La única. Y eso requiere más esfuerzo para lanzar la energía hacia quienes nos han metido en él. Requiere un cambio metal, romper con la ideología dominante. La misma que lleva a creer que lo principal es enriquecerse, que todo vale, que cada cual va antes que el resto, que los problemas sociales son sólo responsabilidad de quienes los tienen…

Hace años se oía mucho la tonadilla de una canción: “que se vayan, se vayan, se vayan…”. A ver cuándo hacemos que se cumpla.     

sábado, 9 de junio de 2012

Que el miedo no nos atenace

Me ha gustado el vídeo que acaba de lanzar Izquierda Unida. Cuando el miedo cambie de bando se titula. Describe con agilidad y en dos minutos, a modo de mensaje publicitario, las dos percepciones antagónicas que existen en la actualidad. La del miedo que tiene atrapado a la gente que sufre en la vida cotidiana los rigores de la crisis, las medidas que toman los gobiernos, la represión que llega cuando intentas dejarte oír o rebelarte... Ese miedo que atenaza a la gente, que la lleva a creer que la crisis es algo que nos viene dado, que es ajena a las decisiones de las personas que tienen las riendas del poder económico y político. Ese miedo que lleva a la gente a pensar que la única salida es la que cada cual haga individualmente, que descarta las acciones solidarias, que admite la sumisión ante las imposiciones cada vez más duras... El título acierta en una de las claves de la situación que vivimos: quienes son culpables de lo que ocurre no tienen miedo. Tienen la seguridad de que no les va a pasar nada. Pese a lo que vemos claramente, vemos poco o no vemos, aunque exista. Tienen la seguridad de que robar dinero público o a expensas de lo público, defraudar a hacienda o quebrar bancos jugando con los ahorros de la gente no les va llevar a la cárcel, porque los favores judiciales, la amnistía fiscal o el indulto lo van a impedir. La seguridad de que mentir, engañar o incumplir promesas se minimiza o se tapa mediante subterfugios de imagen, para acabar no siendo tenidas en cuenta por quienes depositan su voto. La seguridad de lanzar mensajes que atentan contra la dignidad de las personas, a las que tratan de vagas o retiran derechos. Es necesario, como dice la canción, que "la tortilla se vuelva", para que quienes tienen miedo dejen de tenerlo y quienes se pasean a sus anchas empiecen a sentir que lo suyo no es eterno.  

viernes, 8 de junio de 2012

Los apoyos del actual gobierno andaluz

Algunos de lo datos que ofrecen el barómetro del CIS del mes de mayo dedicado a Andalucía resulta altamente de interés. Concretamente los relacionados con la pregunta sobre la alianza de gobierno preferida. La que se ha acabado conformando por el PSOE e IU globalmente es la preferida por el 36% de las personas encuestadas, siendo además la primera entre todas las opciones. La de un gobierno del PSOE con apoyo de IU tiene un 12% de apoyos. Entre las dos suman un 48%, unos cuatro puntos por debajo de los resultados electorales de marzo. Más llamativa resulta la preferencia por un gobierno del PP, que la ha escogido casi la cuarta parte de las personas encuestadas, pero lejos del 40,7% de los votos obtenidos en marzo.

Vistas así las cosas, resulta evidente que el actual gobierno, no teniendo un apoyo mayoritario, sí dispone de apoyos nada desdeñables. En todo caso refleja la existencia de un electorado que prefiere las fórmulas de gobierno entre los grupos de izquierda a la de un gobierno del PP en solitario.

El barómetro nos ofrece también datos sobre las preferencias de gobierno dentro del electorado de cada grupo. Así, la fórmula actual es la opción del 68% del electorado del PSOE y el 71% de IU. Incluso es escogida por una tercera parte del electorado del PA. Poco apoyo tiene en el PP (6%) y UPyD (9%), lo que no resulta extraño. La opción de un gobierno del PSOE con apoyo de IU es preferida por un 23% de electorado del PSOE, sólo un 16% de IU y el 19% del PA. 

Considero que los datos son altamente significativos. Y no sólo por el carácter de los apoyos hacia la alianza entre el PSOE e IU. También por lo que supone dentro del electorado de cada grupo. Es algo que debe ser tenido en cuenta por el PSOE e IU. En este último caso para que quienes optaron en la organización por entrar en el gobierno andaluz sepan valorar el potencial que tiene su presencia. También para quienes se opusieron a la entrada y el peso que tiene socialmente su postura. 

En IU se deben tener en cuenta estos datos, pero no sólo. También hay que sopesar el riesgo que corre si quienes tienen la responsabilidad en la organización y el gobierno no actúan con coherencia y diligencia. La acción de gobierno, tanto la ejercida directamente por IU -a través de las consejerías o los ámbitos donde tiene responsabilidad- como la indirecta -teniendo en cuenta que las decisiones de gobierno son colectivas-, debe ser clara y contundente. Y siempre dentro de los parámetros suscritos en el acuerdo de gobierno, que tiene un claro referente en el programa electoral de IU. 

Me opuse en su día a los recortes salariales que el gobierno andaluz tomó. Es cierto que algunas de las medidas están suspendidas mientras se discute con los sindicatos y se tramita en el Parlamento. Pero no es suficiente. Falta, repito, desmarcarse de medidas de esa naturaleza. Y también falta la toma de otras que permitan ser percibidas por la población como novedosas y, por supuesto, de carácter social y progresista. 

No voy a caer en el simplismo de retirar mi apoyo a la presencia de IU en el gobierno. Pero tampoco voy a callarme. Sí demando que actúe y cumpla lo que se pactó. Que no es poco para los tiempos que corren.

jueves, 7 de junio de 2012

Blanquear dinero al 10%

El capitalismo es una máquina de generar dinero. De valor real y valor valor nominal. Está mal repartido, evidentemente. A quien tiene poco se le exige que tenga menos. Es la disculpa de la inflación. Quien tiene mucho, quiere tener más. En la superficie y subterráneamente. Siempre en permanente circulación. De un lugar a otro, sin cesar. En paraísos llamados fiscales o en el propio país. Dinero que va y viene, que aflora y desaparece, siempre según convenga. Dinero negro y dinero blanco. En cuenta A y cuenta B. Estos días toca que una parte  aflore por el módico precio de un 10% de tributación. Ha sido la general idea del ministro del ramo. No importa cuánto ni su procedencia. Es una forma de blanquear lo que anduvo por las alcantarillas del delito, de la especulación, de la trampa, de la explotación. Una forma descarada. Barata. Y muy fácil. Sólo hay que acercarse a las oficinas bancarias para ingresarlo y luego rellenar los papeles de la declaración de la renta. Repito, sólo una parte. El dinero, expresión simbólica del sistema.