viernes, 8 de diciembre de 2017

Rajoy, Iceta y la sombra del 155

Mariano Rajoy ha dicho que está dispuesto a apoyar a Miquel Iceta si Inés Arrimadas no consigue apoyos para ser investida presidenta de Catalunya. En el caso de que los partidos del 155 consiguieran escaños suficientes, claro, lo que resulta alto improbable. Pero como una posibilidad, no está de más profundizar en el significado de las palabras de Rajoy. 

De entrada, no deja de ser una especie de abrazo del oso. Como ya ocurrió en el País Vasco en 2009, cuando Patxi López fue investido lehendakari con el apoyo del PP. Desde entonces el PSE-EE no ha levantado cabeza en ese territorio, a lo que no es ajeno, entre otros factores, esa alianza de gobernabilidad con el PP.

Es cierto que el PSC, con el respaldo de Pedro Sánchez, ha anunciado que no va a apoyar a Inés Arrimadas. Quiere evitar que se le vincule directamente con la derecha y con lo que suponen en Catalunya tanto Ciudadanos como el PP. Éste, por descontado, apoyaría a Arrimadas. Implícitamente Iceta está buscando ser investido president, presentándose como la equidistancia entre el independentismo y los unionistas de derecha. Para ello tendría que contar con el apoyo de Catalunya en Comú. Dadas las circunstancias, resultaría difícil, pues que este grupo también está atrapado por sus contradicciones y entre los bloques independentista y unionista. 

Lo cierto es que lo dicho por Rajoy no es producto de la improvisación. La sombra del 155 es bastante alargada. Y de ella forman parte el PSOE y el PSC. Tiene una enorme carga de profundidad, al margen de la probabilidad o no de que se cumpla. Para el PSC y el PSOE podría suponer una muestra más del más que atolladero en que se encuentra sumergida la mayor parte de la antigua socialdemocracia europea, inmersa en una crisis sin precedentes, con pérdida de votos y alejada en casi todos los casos del gobierno. La socialdemocracia del neoliberalismo, que en el caso de España se ha sumado a la tradición centralista encarnada por el PP y Ciudadanos, y en la que también se encuentran a gusto tanto la vieja guardia de González, Guerra y cía como la más nueva de Díaz, Pérez Vara y demás.

El 21 sabremos más cosas. Pero sospecho que, sondeos amañados o cocinados aparte, los resultados no marcarán muchas diferencias sobre la actual correlación de escaños entre los bloques. 

jueves, 7 de diciembre de 2017

Honduras, otra vez intervenida

He estado esperando a conocer más y mejor sobre lo ocurrido en las elecciones presidenciales de Honduras celebradas el último domingo de noviembre. Las denuncias de fraude, realizadas por la oposición, parecen más que consistentes. Ya desde el primer momento surgieron después que, sabiendo cómo iban los resultados con algo más de la mitad del recuento de los votos, los datos que empezó a mandar el gobierno fueron invirtiéndose. Hasta ese momento parecía clara la victoria de Salvador Nasralla, candidato de la Alianza Opositora. Finalmente, desde el gobierno se ha dado como vencedor a Juan Orlando Hernández, presidente del país y candidato oficialista. Las denuncias de fraude, manipulando actas mediante distintas formas (no ha faltado la resurrección de personas fallecidas), han sido continuas y tienen un elevado grado de verosimilitud.

Los organismos encargados del recuento, sin embargo, no han sido capaces de dar una respuesta satisfactoria a lo ocurrido. El Tribunal Supremo Electoral, presidido por un militante del Partido Nacional, que es a su vez parte del bloque oficialista, ha anunciado el triunfo de Juan Orlando Hernández. Los datos que ha aportado le dan una ventaja de algo más de 50.000 votos, que suponen un 1,6%. Diferencia menor a las anunciadas días atrás, pero altamente cargadas de sospecha.

Tal están las cosas que ayer la OEA, nada sospechosa de estar del lado de los grupos de oposición, ha reconocido que los comicios han estado faltos de "garantías y transparencia", planteando incluso su repetición.

Honduras ya conoció en 2009 un golpe de estado que depuso al presidente Manuel Zelaya, apoyado por los grupos de izquierda y populares. La mano oculta del imperio estuvo detrás y no faltó la represión, si bien no tan extrema como la habida en América Latina en otros tiempos. Hoy, de nuevo, el imperio ha vuelto a actuar. Sigue haciendo todo lo posible para detener el ciclo de gobiernos progresistas en el continente y con ello cortar el último proceso de liberación, inaugurado en Venezuela en 1998.

martes, 5 de diciembre de 2017

Diálogo sobre la corrupción y la justicia

-El PP irá al banquillo. 
-¿Por corrupción? 
-No, por destrucción de pruebas que le incriminaban por corrupción.
-Explícate.
-Uno de los jueces que han estado actuado en la causa de Javier Bárcenas, un tal Ruz, solicitó hace unos años al PP que le facilitara los ordenadores en los que operaba su antiguo tesorero en la sede central del partido. Después de varias semanas mareando la perdiz, el juez hubo de enviar a un grupo de policías para que se hicieran con ellos. Y cuál fue la sorpresa que se descubrió que los discos duros fueron formateados y hasta golpeados a martillazos para que no quedaran rastros de lo que contenían.
-Ya. ¿Y qué pasará ahora?
-Pues que la jueza que lleva ahora el caso ha decidido que se trata de un delito de ocultación de pruebas en una investigación judicial que califica de grave.
-¿Y quién se va a sentar en el banquillo? 
-No lo sé. Me imagino que la tesorera actual y algún informático.
-¿Y el jefe? Vamos, Rajoy... o la Cospedal, que era y sigue siendo la secretaria general.
-Pues, como suele ser habitual, seguirán en su puestos como si nada.
-Ya.
-Cosas de la ley. Quienes se conocen los recovecos, saben lo que hacer. Hay toda una maquinaria de profesionales de la abogacía que se las saben todas y se forran por ello. Y luego están los aparatos del estado, con los servicios jurídicos de la abogacía del estado y el aparato judicial. El primero, el de la abogacía del estado, es un cuerpo al servicio de quien manda, siempre que sea parte del sistema y, sobre todo, de la clase dominante. Llevan a su servicio desde el siglo XIX. Por parte de la fiscalía, a quien le corresponde tomar las iniciativas para denunciar delitos, están quienes suelen ser muy diligentes para unas cosas y quienes no ven nada en otras. Y entre quienes tienen que juzgar, también hay de todo. 
-¿Entonces qué pasará?
-Ya veremos. Pero lo que sí es seguro es que hasta ahora el PP, con sus dirigentes a la cabeza, sigue saliendo de rositas. El número de militantes y cargos públicos bien que se les haya imputado o bien castigado es muy elevado. Algunas consideraciones por parte de la fiscal en el caso Gürtel son muy claras. También las declaraciones en el Congreso del inspector jefe de la UCO cuando se refería al cobro de sobresueldos por la cúpula del PP.
-Todo está a su favor. Jueces, su electorado, muchos medios de comunicación...
-Bueno, más que jueces, importantes sectores del sistema judicial. En éste hay de todo, aunque la mayoría, quizás, cojea del mismo pie. En buena parte sus orígenes sociales son elitistas y su ideología es conservadora. Por eso seguimos viendo en la cárcel a los nuevos "robagallinas", que son la inmensa mayoría, pero también están o han pasado por ella personas vinculadas a la izquierda o que son insumisas del poder: tuiteras, titiriteras, cantantes, independentistas, manifestantes..., con acusaciones de apología del terrorismo o de la violencia, humillación de las víctimas... 
-Sí y la gente sigue votando al PP.
-O lo hace a Ciudadanos, que parece ser su relevo generacional. El PP se basa en la gente mayor, pero el partido de Rivera tiene más apoyos en tramos de edad más jóvenes. Y aunque este partido se muestre en contra de la corrupción, participa del sistema como el que más. Si se produjera un sorpasso en la derecha, seguiríamos dentro del mismo tipo de medidas económicas: neoliberales y en favor de la gente rica; pero caminaríamos también hacia una recentralización del estado.
-He oído que en otros países no se hubiera permitido que Rajoy y demás siguieran en sus puestos.
-Está mal visto que existan sospechas sobre cualquier delito o irregularidad. Pero aquí nunca pasa nada, entre otras cosas porque se lo permite la gente. No existe eso de la responsabilidad política. Pero lo más importante es que los delitos existen y siguen impunes quienes los han cometido.     

domingo, 3 de diciembre de 2017

En Málaga, conmemorando el 4 de diciembre y por García Caparrós

Mañana se cumplen 40 años de la muerte de Manuel José García Caparrós. Fue víctima de los disparos de la Policía Armada, que todavía hacía de la violencia una de sus formas de actuación más frecuentes. Dos años antes había muerto Franco y en junio ya se habían celebrado unas elecciones después de 41 años. 

El 4 de diciembre el pueblo andaluz salió a la calle masivamente. Todas las capitales andaluzas acogieron manifestaciones en demanda de la autonomía, con una presencia multitudinaria de cientos de miles de personas. Fue el primer gran acto de una lucha colectiva que hubo de durar varios años, incluido el referéndum del 28 de febrero de 1980. Fue la exposición apoteósica de su bandera, la verde, blanca y verde, que acabó constituyéndose en símbolo de un pueblo. En Andalucía no se quería ser menos, pero no por envidia de otros territorios, sino por la voluntad de querer ser libre.

Y en ese día, el 4 de diciembre, tan glorioso por lo conseguido, se pagó un alto precio: la muerte de García Caparrós. Fue un crimen, porque simbolizó la resistencia del fascismo al deseo del pueblo andaluz por dejar atrás siglos de ignominia. Y sigue siendo un atropello, porque desde los poderes ocultos del estado no se permite que se investigue sobre lo ocurrido. Se impide el acceso a los documentos oficiales para que no salgan a la luz. Lo están pidiendo familiares de la víctima, también lo está haciendo IU, pero… La sombre del fascismo es alargada.

He viajado este fin de semana en Málaga y he aprovechado mi estancia para ir a la manifestación convocada por la Plataforma 4-D. Quería ser partícipe del recuerdo de la fecha y del mártir andaluz a quien segaron su vida. Como miles de personas llegadas de distintos rincones de Andalucía. Había mucha gente del mundo rural, de los pueblos jornaleros que luchan incansablemente desde hace décadas por dar vida a uno de los versos del himno andaluz: "Andaluces [andaluzas], levantaos, / pedid tierra y libertad". 

sábado, 2 de diciembre de 2017

Buitres y gaviotas

Sí, eso es. Pero no se trata de dos especies animales, sino humanas. Las dos, con intereses comunes. Una, buscando carroña en forma de viviendas para adquirir lo que se va soltando por quienes no pueden hacer frente a sus deudas o quienes, como veremos, buscan liquidez en sus arcas. Adquiriéndolas a precio de saldo para luego rentabilizarlas al máximo volviéndolas a poner en el mercado, esta vez como alquileres. Pero no baratos, sino con precio de mercado. Un chollo.

La otra especie también resulta necesaria. Porque deja hacer y pone las cosas a disposición de la primera. Lo justifica en nombre de la libertad, que llaman liberalismo y que en realidad es la forma nueva que ha adquirido en los nuevos tiempos. Las gaviotas hacen leyes que dejan mano libre a los buitres para que actúen y también les ofrecen, en este caso, viviendas que estaban destinadas a la gente más humilde. Consiguen, así, tres cosas: poner en práctica su doctrina, obtener fondos para lo que administran y, de paso, llevárselo en B, C o lo que sea a Suiza, los paraísos o los altillos de sus casas.

Sí, buitres y gaviotas. Entre los primeros está la compañía inmobiliaria Blackstone, la segunda mundial de ese tipo, propietaria, entre tantísimas cosas, de los alquileres protegidos que en Madrid puso en venta la alcaldesa Botella, esposa del señor Aznar; y propietaria también de los narcopisos de Barcelona en el barrio del Raval. Para saber más, invito a leer el artículo de Fátima Martín "Blackstone, el casero buitre global".

viernes, 1 de diciembre de 2017

Vida en la oscuridad

Podrían ser las nueve y media de la noche. Menos papá y mamá, que solían hacerlo antes, estábamos cenando mi hermano, mi hermana y yo mientras veíamos el telediario. Se oyó el timbre de la puerta y de inmediato sentimos cierto encogimiento, a la vez que nos miramos fugazmente, quizás buscando información por lo que pudiera ocurrir. No sé qué pasó por la cabeza del resto, pero estoy seguro que pesaba el recuerdo de no hacía tres meses antes, cuando de madrugada llegó la policía a casa para llevarse a mi hermano. No era normal que alguien llamase a la puerta a esas horas y menos en el invierno que acababa de llegar. Sí lo eran las llamadas telefónicas, que abundaban en mi casa a lo largo del día, incluida la noche. Pese a la brevedad de ese instante, fue mi hermana la que se levantó rauda, como solía hacerlo en casi todo, para abrir la puerta. Pronto volvió a entrar en el comedor y se dirigió a mí para decirme: “Es para ti”.

En la puerta de casa estaba ella, a la que hice pasar al despacho, que estaba situado al lado, frente al propio comedor. Sorprendido por la visita y todavía impactado por lo que pudiera haber sido, no sé si mostrando mi nerviosismo, procuré mantenerme tranquilo. Con su voz tenue y su aspecto tranquilo me habló del motivo de su visita: “Mañana va a llegar una camarada de Valladolid. Tiene problemas con la policía y va a pasar unos días aquí, aunque no se sabe cuántos. Hemos pensado que podría estar contigo en el club del barrio. Mañana mismo te avisaré para presentártela y así podréis quedar”. Apenas emití alguna palabra que no fuera el simple asentimiento a lo que me dijo. La conversación fue corta y en poco tiempo se fue.

Cuando regresé al comedor, lo primero que hizo mi padre fue preguntarme quién era. No me resultó difícil contestar, improvisando un asunto que podía ser creíble: “Era una compañera del Femenino. Ha venido por lo de las actividades culturales que organizamos entre los dos institutos”. No fue una respuesta descabellada, pues yo estaba metido en esas cosas de las actividades culturales y además de los dos institutos, el Masculino y el Femenino. Sabía también que los sábados por la mañana iba a la residencia de las monjas de la avenida a ver la películas del ciclo de cine que habíamos organizado. Lo que no era verdad era que ella se dedicase a esas actividades y fuese del grupo de cine, y menos que la razón de su visita hubiera estado relacionado con eso. Pero como se trataba de salir del paso, creo que la respuesta fue convincente y mi padre no fue más allá en sus preguntas o en mostrar su curiosidad por saber más.

Distinta fue la reacción de mi hermano, que un poco más tarde, cuando nos quedamos a solas, se puso muy serio conmigo para echarme una pequeña reprimenda: “No debía haber venido a casa y menos a esas horas”. Resultaba evidente que no fue idea mía y que fui el primer sorprendido, por lo que le contesté algo así como: “Y yo qué sé. No ha sido cosa mía”. “Pues diles que eviten venir a casa a esas horas”, me replicó.

Sé que mi hermano se encontraba todavía bajo el golpe de su detención y posterior encarcelamiento. También de su marcha de casa hacía pocos días, tras la muerte de Franco, como medida preventiva por si la policía llevaba a cabo una redada dentro de lo que se había llamado “operación Lucero”. Quería evitar también que en casa hubiera más malestar del que ya se había creado por todo eso. No dejaba de estar preocupado, aunque no tanto por lo que le ocurrió a él personalmente como por el hecho de que su libertad provisional le había costado a la familia el pago de una fianza de bastante elevada. Sé que sufría, como también lo hacia por la presión que ejercía papá para que dejara de “meterse en líos”. Era una situación dura, donde tomar una decisión era un verdadero dilema. Elegir entre el compromiso político y la familia resultaba bastante doloroso.

Al día siguiente me vi con ella durante la hora el recreo de media hora que teníamos a las once. Como los dos institutos estaban contiguos y coincidían en los horarios, era normal que nos viéramos frecuentemente, casi a diario, aunque evitando que fuera todo el tiempo. Era a la vez una medida de seguridad y una forma de  mantener relación con otra gente. Teníamos por norma vernos nada más que lo imprescindible los miembros de la célula de "la Joven" que formábamos entre los dos institutos, para así poder pasar desapercibidos. De esa manera también podíamos realizar lo que llamábamos “trabajo de masas”, que consistía en estar con la gente normal, la de la calle. Una forma de ser como ella y sentir cómo vivía, como un medio de  captación para los círculos en los que nos movíamos políticamente. Se veía mal que estuviéramos solos por nuestra cuenta, lo que no era ni útil ni seguro, excepto en lo necesario. No se veía bien tampoco estar con la gente de otros grupos políticos, en especial con la de "las Jotacé", de las que decíamos que sólo les iba lo de hablar y discutir. Era nuestra forma de actuar, coherente con las intenciones, aunque, hay que decirlo, resultaba difícil de cumplirla a rajatabla.

Conocido, pues, el lugar y la hora de la cita, que fue el mismo día, ya era de noche cuando me entrevisté con la camarada de Valladolid. El invierno hacía que las últimas horas de la tarde se cubriesen del manto de casi oscuridad en el lugar donde habíamos quedado. El tramo final de la Avenida estaba desierto y su iluminación resultaba más que tenue. En la práctica hacía de frontera, como una tierra de nadie, entre el barrio donde vivía y las barriadas contiguas algo más alejadas, ya en el extrarradio de la ciudad. Poca gente transitaba por allí, por lo que me resultó fácil localizarla. Llevaba ella el anorak corto de color azul oscuro que me habían indicado y seguramente me distinguió por mi trenca azul turquesa, muy propia esos años como indumentaria de la gente que conspiraba contra la dictadura. Su aspecto era el de una muchacha joven y estudiante. Era baja, de pelo oscuro y con una melena corta que no impedía que su pelo se erizara por los rizos no excesivamente pronunciados. Hablamos durante un rato, mientras paseábamos por esa parte de la Avenida, y acabamos conviniendo que al día siguiente la llevaría al club juvenil del barrio para presentarla a la gente. Y eso fue lo que ocurrió. Bueno, eso y que su estancia en la ciudad fue efímera. Al poco, quizás dos o tres días, desapareció, regresando a Valladolid. Eso es lo que me dijeron. No supe por qué.

(12 de mayo de 2013)

Rajoy, el nombre de tu calle tuvo que ver con la masacre de la carretera de Málaga a Almería

Preludio: el recuerdo de un episodio cruel 

En 2013 publiqué en este cuaderno una entrada que titulé "Málaga arada por la muerte y perseguida por los precipicios", dedicada a uno de los episodios más crueles de la Guerra Civil: la huida por la carretera de Almería de decenas de miles de personas tras la toma de la capital malagueña por las tropas sublevadas durante el mes de febrero de 1937. Conocida popularmente como la "espantá" o "desbandá", supuso el desplazamiento principalmente de población civil en unas condiciones agónicas. Los ametrallamientos y los bombardeos permanentes de la artillería de tierra, la aviación y los buques de guerra fascistas acabaron con la vida de mucha gente, con unas estimaciones que oscilan entre 3.000 y 5.000, en muchos casos de niños, niñas y mayores.

Y entre los militares que perpetraron esa masacre estuvo un tal Salvador Moreno Fernández, al mando del crucero Canarias. Un militar que había sido partícipe del golpe militar del 36, que destacó por el bombardeo de diferentes ciudades costeras y que, una vez finalizada la guerra, llegó a ser nombrado por Francisco Franco ministro de Marina como premio por sus méritos.

Acto único: el desprecio del jefe de gobierno 

Ayer Mariano Rajoy, dentro de un acto militar en la escuela naval de Marín (Pontevedra) en su condición de jefe de gobierno, dijo no saber "por qué le han quitado el nombre a la calle [Salvador Moreno]". Y como si tratara de unos dulces recuerdos de su niñez, añadió que a otra calle con el mismo nombre en Pontevedra a la que también se lo han cambiado "le [sic] sigo llamando así". 

El PP, con su presidente al frente, que también lo es del gobierno, sigue dando muestras de su prepotencia. Fiel heredero del franquismo, no dudan sus dirigentes en ensalzar cuando pueden a quienes lo hicieron posible y en seguir humillando a sus víctimas. Incumplen sistemáticamente la Ley de Memoria Histórica, cuando no se vanaglorian de que no le dedican los recursos económicos necesarios para su aplicación. En una ocasión llegó a decir en una entrevista que "cero euros". Sí lo hacen, sin embargo, a asociaciones como la Fundación Francisco Franco o permiten que la familia del dictador siga siendo propietario del Pazo de Meirás y disponga a su antojo de dos esculturas que pertenecieron al Pórtico de la Gloria.

Que el militar de marras haya sido responsable de tantas muertes, en especial las que provocó en la costa mediterránea andaluza, no parece que le preocupe al señor presidente. Sus palabras, más que ser en sí misma una muestra de su ignorancia, huelen ante todo a desprecio hacia las víctimas del fascismo. Vencedor hace casi ocho décadas, quienes han recogido su herencia siguen paseando sus glorias entre el disimulo y el descaro. 

Epílogo: la palabra de los poetas

Me gusta acudir a la poesía para ilustrar sentimentalmente lo que escribo. Lo ocurrido en Málaga en febrero de 1937 encogió el corazón de mucha gente y, por supuesto, de poetas. El peruano César Vallejo, el chileno Pablo Neruda o el malagueño Emilio Prados nos dejaron unas palabras que encogen el corazón. Hasta el Guernica de Pablo Picasso puede contener las sensaciones, incluyendo algunas formas, que el pintor tuvo cuando su Málaga natal sufrió la agresión fascista. 
   
Neruda se refirió a lo ocurrido en Málaga en un fragmento del poema "Tierras ofendidas", incluido en el libro España en el corazón:

Málaga arada por la muerte
y perseguida entre los precipicios
hasta que las enloquecidas madres
azotaban la piedra con sus recién nacidos.

También lo hizo Vallejo en otro fragmento, esta vez más largo, del poema "Batallas", de su libro España, aparta de mí este cáliz:

Málaga sin padre ni madre
ni piedrecilla, ni horno, ni perro blanco!
Málaga sin defensa, donde nació mi muerte dando pasos
y murió de pasión mi nacimiento!
Málaga caminando tras de tus pies, en éxodo,
bajo el mal, bajo la cobardía, bajo la historia cóncava, indecible,
con la yema en tu mano: tierra orgánica!
y la clara en la punta del cabello: todo el caos!
iMálaga huyendo
de padre a padre, familiar, de tu hijo a tu hijo,
a lo largo del mar que huye del mar,
a través del metal que huye del plomo,
a ras del suelo que huye de la tierra
y a las órdenes iay!
de la profundidad que te quería!
iMálaga a golpes, a fatídico coágulo, a bandidos, a infiernazos
a cielazos,
andando sobre duro vino, en multitud,
sobre la espuma lila, de uno en uno,
sobre huracán estático y más lila,
y al compás de las cuatro órbitas que aman
y de las dos costillas que se matan!
iMálaga de mi sangre diminuta
y mi coloración a gran distancia,
la vida sigue con tambor a tus honores alazanes,
con cohetes, a tus niños eternos
y con silencio a tu último tambor,
con nada, a tu alma,
y con más nada, a tu esternón genial!
iMálaga, no te vayas con tu nombre!
iQue si te vas,
te vas
toda, hacia ti, infinitamente en son total
concorde con tu tamaño fijo en que me aloco,
con tu suela feraz y su agujero
y tu navaja antigua, atada a tu hoz enferma
y tu madero atado a un martillo!
iMálaga literal y malagueña,
huyendo a Egipto, puesto que estás clavada,
alargando en sufrimiento idéntico tu danza,
resolviéndose en ti el volumen de la esfera,
perdiendo tu botijo, tus cánticos, huyendo
con tu España exterior y tu orbe innato!
¡Málaga por derecho propio
y en el jardín biológico, más Málaga!
¡Málaga, en virtud
del camino. en atención al lobo que te sigue
y en razón del lobezno que te espera!
¡Málaga. que estoy llorando!
¡Málaga, que lloro y lloro!

Y para acabar, esta vez con Emilio Prados, el poema "Soledad de Málaga", que escribió en prosa y para ser escenificado, un fragmento del cual dice:

A montones nos salimos cuando la negra metralla tronchó el último jardín y la fuente más lejana. Por los montes, por los riscos, por las carreteras anchas, Junto a las aguas del mar, por las estrechas cañadas, como un rebaño perdido nuestro dolor rebosaba. ¡Qué agudas alas de muerte por las nubes acechaban! ¡Qué alucinación el mar, dragón de hierro en sus aguas, erizando sus cañones clavó en nosotros sus garras! Entre las sombras del monte, bajo el crujir de las balas, perdí lo que más quería, perdí lo que más amaba. Hijos ¿dónde os encontráis? Vuestros pies, ¿por dónde marchan? ¿Os mueve acaso la vida o vuestra sangre cuajada en las piedras del camino aguardan nuestra venganza? Mala noche, viento negro Que aún desgarra mis entrañas. Cuchilla de mi dolor ¡qué honda por mi pecho bajas!  

miércoles, 29 de noviembre de 2017

A un amigo, sobre Catalunya

Estuve hablando el otro día con un amigo sobre Catalunya. Fue de improviso y durante poco tiempo. Es cierto que desde hace un tiempo está enviándome sus opiniones u otras ajenas sobre el tema, y no hace mucho me emplazó a hablar tranquilamente. La razón: las discrepancias que tenemos. Él es de izquierdas, pero se manifiesta como un unionista. Como ocurre con frecuencia, hace uso de argumentos donde abundan los tópicos, se extrapolan situaciones concretas o se falsean realidades. No falta, como le ocurre a tanta gente, el echar mano de argumentos que provienen de la tradición centralista española, que el fascismo reelaboró y aplicó desde la Guerra Civil a lo largo de cuatro décadas.

Intenté defender como punto de partida lo que para mí es la clave del problema: el derecho de autodeterminación, que sólo consiste en votar para que la gente se exprese si quiere ser o no parte del estado español. Pero, pese a mis intentos, no hubo manera de que fuera así.        


A lo largo de la conversación mi amigo se refirió a muchas otras cosas. He aquí algunos ejemplos: la incongruencia de ser de izquierdas e independentista (separatista dijo en alguna ocasión); lo inaceptable que le resulta que Cataluña pueda independizarse; la negación de represión del catalán o el mallorquín durante la dictadura; el adoctrinamiento independentista en los colegios; la consideración como de paletos el hacer del catalán el idioma vehicular en los centros educativos o en los nombres de los rótulos públicos, teniendo una lengua tan universal como el español; el apoyo al independentismo por la extrema derecha europea... 


Intenté, como pude, matizar o rechazar tópicos o lo que considero que son incongruencias, pero me resultó imposible, en parte, es verdad, por falta de tiempo. 


Pero entre todo lo hablado, hay una cosa que me llamó la atención, porque es muy corriente en los medios de comunicación del sistema. Me refiero a lo relativo a la consulta celebrada el 1 de octubre. Por supuesto que la consideraba ilegal y falta de garantías, cuando no la vino a calificar de una chapuza. Pero no tuvo en cuenta, sin embargo, que se hizo como se hizo porque en ningún momento hubo voluntad por parte del gobierno por llegar a un acuerdo. El rechazo a cualquier tipo de consulta lo han repetido insistentemente el gobierno, el PP y Ciudadanos, y estos días, contestando a Pedro Sánchez sobre el acuerdo de palabra que hubo sobre la reforma de la Constitución en el tema territorial, lo ha vuelto reiterar el propio Mariano Rajoy. Según ha declarado sólo se comprometió a "hablar", pero nunca sobre lo que pueda suponer la ruptura de España.


En algunos medios de comunicación hay periodistas que defienden lo del referéndum pactado. Desde ahí han criticado lo ocurrido desde que el Parlament aprobó en verano las leyes de transitoriedad y de referéndum, hasta la consulta del 1 de octubre y la posterior declaración de independencia. Pero no tienen en cuenta la cerrazón del gobierno y de quienes le han apoyado y lo siguen haciendo ahora. 


No voy a entrar en profundidad en el momento actual. Por un lado, con una parte del govern en la cárcel, la otra parte, junto al president, en Bruselas y dos dirigentes de la ANC y OC también en la cárcel. Y por otro, en plena campaña electoral. El escenario, como se dice ahora, ha cambiado. Porque, en efecto, la acción de la justicia y la aplicación del artículo 155 han golpeado duramente al procés y ha obligado a sus actores a un replanteamiento táctico. 


Tampoco voy a referirme en profundidad a los orígenes de la situación actual, en los que el PP resulta clave. Su anticatalanismo visceral, su recurso ante el Tribunal Constitucional sobre el Estatut de 2006 (aprobado por el Parlament y  el Congreso, y refrendado en referéndum en Catalunya), la sentencia de dicho tribunal (retrasada hasta que se consiguió una mayoría conservadora, previas maniobras del PP para que así fuera), su actitud a partir de 2011, cuando recuperó el gobierno y el control absoluto del Congreso, etc., son elementos primordiales que ayudan a explicarla.    


Reconozco que en todo lo que llevo escribiendo sobre el tema en mi cuaderno, que es mucho, no me he referido a los errores cometidos por quienes han dirigido el procés o a las contradicciones que existen entre sus integrantes. La razón principal es que, partiendo de mi defensa del derecho de autodeterminación, también defiendo el derecho que tienen a hacer lo que han hecho. Entre otras cosas porque se han visto abocados a ello. 


Otra cosa es manifestar por mi parte qué me gustaría que ocurriera. Esto es, si prefiero a Catalunya dentro o fuera de España. Prefiero lo primero, pero siempre que sus gentes lo hayan decidido libremente. Y entiendo el malestar que existe en buena parte de la población por el comportamiento del PP (malestar creciente, al menos hasta hace poco), que ha sido la base de que haya aumentado el número de personas que quieran independizarse.     

  
Espero que mi amigo me haya entendido. Lo invito a que lea mis entradas de los últimos meses sobre Catalunya. También, por qué no, el artículo que escribí en 2013, con el título "A propósito de 'España y Cataluña: trescientos años de historia', de Josep Fontana", que publicó Rebelión y del que también, claro, hice lo propio en este cuaderno

Post scriptum

He hablado con mi amigo esta mañana y me ha pedido que rectifique una de las afirmaciones que había puesto en su boca. Concretamente la relativa a que considerar el catalán como el idioma vehicular en los centros educativos sea una paletada. Retiro, pues, lo escrito por mi parte en ese aspecto.   

(Imagen: cartel de Joan Miró, 1977)

martes, 28 de noviembre de 2017

Me sumo a la campaña #YoSoyRonin47

Hace unos días salió la noticia acerca de los comentarios violentos que en una red social formada por policías municipales de Madrid lanzaban contra la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, varios miembros de su gobierno municipal, dirigentes de grupos de izquierda, alguna presentadora de televisión, e incluso inmigrantes y personas LGTB. Se hacía uso de un lenguaje donde se mezclaba la xenofobia, racismo, homofobia, misoginia, sexismo, nazismo, anticatalanismo, apología de Franco... 

Todo un cúmulo de despropósitos que pudimos conocer gracias a la publicación de dichos mensajes por parte de un policía municipal, afiliado a CCOO, lo que supuso que fuera acosado y amenazado. Y, además, atacado desde diversos sindicatos corporativistas, que han considerado que su publicación ha vulnerado la privacidad de quienes forman parte del grupo de la red social. 

Ayer se inició una campaña de apoyo al agente policial, con el mensaje #YoSoyRonin47, lanzada por CCOO (el único sindicato que lo ha defendido públicamente) y con el apoyo de familiares y  amistades.  

Por mi parte invito a que se difunda la campaña. No deja de ser una forma más de intentar frenar el fascismo que está creciendo. 

El cartel con la imagen del arcángel Gabriel: una polémica con claros tintes homófobos y de ignorancia

El artista Manuel Peña ha sido el ganador del concurso de carteles organizado por la Asociación de Belenistas de Sevilla con motivo de la Navidad de este año. Sin embargo, su obra, en la que aparece el arcángel Gabriel desnudo sujetando entre sus manos una Giralda iluminada de la cual sale una azucena, está siendo motivo de burlas, llegando a atribuirse el premio como producto de la presión del "lobby gay". Se considera que el rostro del arcángel es afeminado, que el desnudo está cargado de sensualidad o que las plumas destacan en demasía, lo que resulta impropio para una imagen de naturaleza religiosa. 

Basar el rechazo a ese tipo de argumentos, me resulta curioso, por no referirme precisamente al carácter homófobo que contienen. Suponen, además, una clara manifestación de ignorancia, ajena a la realidad del mundo del arte en la tradición católica. En su diversidad a lo largo del tiempo, en determinados momentos ha dado lugar a manifestaciones muy relevantes donde el desnudo o la sensualidad han estado presentes.    

Par el caso que nos ocupa, no debe olvidarse que los elementos que contienen la obra ganadora no están exentos de un claro simbolismo religioso, entroncado con la tradición iconográfica católica. Veamos algunos ejemplos.

De entrada, el tema que recoge es el momento bíblico en que Gabriel anuncia a María que va a ser concebida por el Espíritu Santo, siendo, así, el origen de la fiesta de la Navidad tal como se celebra desde algunos siglos en el mundo cristiano. En la intención del autor se encuentra hacer un homenaje a la escuela sevillana barroca de pintura, de la que se celebra el cuarto centenario de su inicio, y en especial al artista Bartolomé Esteban Murillo. Precisamente en esta escuela el realismo constituye uno de sus rasgos más destacados. Que haga uso del desnudo o de un rostro tan afeminado o, quizás más, andrógino no deja de ser algo que ha caracterizado con frecuencia a la representación de ese tipo de seres, incluyendo a los trabajos del propio Murillo. En el caso de la azucena, dicha flor ha estado relacionada con la virginidad, razón por la que es portada por el arcángel Gabriel.  

Dicho esto, me vienen a la memoria algunas obras del mundo del arte donde aparecen figuras religiosas cuya representación contiene una carga sensual más que llamativa: "San Juan Bautista", de Leonardo da Vinci; "María Magdalena", de Tiziano; un fragmento de la obra "Resurrección de Cristo", de El Greco; la escultura "Éxtasis de Santa Teresa", de Bernini; o el ángel del grupo escultórico "La Oración del Huerto", de Salzillo.  



 


Podría continuar, pero aquí me quedo. Al menos, por ahora. Y es que el tema da para largo. 

Previsiones de cara a las elecciones catalanas del 21 de diciembre

Llevamos bastantes encuestas sobre la intención de voto en Catalunya, a veces aderezadas con la postura ante la convocatoria de un referéndum de autodeterminación o ante la propia opción en caso de que éste se convocara. 

Desde que hace casi un mes el gobierno decidió aplicar el artículo 155 y convocar elecciones autonómicas, se han sucedido más encuestas todavía, en esta ocasión partiendo de la presentación por separado de las tres fuerzas independentistas, dos de las cuales (ERC y el PdeCat, ahora como JxCat) concurrieron en 2015 como JxSí. 

En varios medios y páginas electrónicas se han ofrecido resúmenes de todas ellas, incluyendo promedios y la misma evolución cronológica. Hoy lo ha hecho La Vanguardia, cuya información me va a servir de referencia para el desarrollo de esta entrada.

Varias son las conclusiones que pueden extraerse teniendo en cuenta a cada una de las fuerzas políticas por separado:
1) Apenas habría variaciones en el orden, salvo la disputa por el tercer puesto entre PSC y JxCat, casi siempre en favor del primero.
2) La fuerza más votada en todos los casos sería ERC, si bien con una horquilla aproximada entre el 23 al 31%.
3) Le seguiría Ciudadanos, con una horquilla entre el 14 y el 22,5%, con fuerte incremento sobre 2015 aprovechando su mayor firmeza en la lucha contra el independentismo.
4) Las previsiones del PSC, sobre el 15% y una horquilla entre el 12 y el 18%, serían una incógnita, dado el factor que supone el acuerdo con lo que queda de la antigua UDC y el balance entre las posibles sumas y restas de ambos electorados.
5) En el caso de JxCat sus previsiones, con un promedio cercano al 13%, tienden a ir mejorando, teniendo en cuenta la confección de su candidatura, más centrada en el Carles Puigdemont, con cierta distancia de su partido PdeCat y el haberse confeccionado desde una perspectiva unitaria.
6) CeC-P tendría unos resultados bastante modestos, con un promedio algo inferior al 10%, en general en la línea de las elecciones autonómicas de hace dos años y siempre por debajo de los resultados obtenidos en las generales de 2015 y 2016, en las que fue con diferencia la primera fuerza.
7) El PP tendría unos resultados muy pobres, en casi todos los casos como penúltima fuerza y entre el 5 y el 11%, con pérdida de votos en favor de Ciudadanos.
8) La CUP quedaría en todos los casos la última, con un promedio del 6% y una pérdida de apoyos en torno al 3%.

En la combinación de fuerzas, agrupándolas según bloques y variables, la cosa quedaría de la siguiente manera: 
1) El bloque independentista (ERC+JxCat+CUP) sumaría de promedio el 44,9%, alrededor de tres puntos menos que en 2015.
2) El bloque unionista y/o constitucionalista (PSC+C's+PP), el 42,2%, esto es, tres puntos más que en 2015.
3) El bloque soberanista y/o partidario del referéndum (independentistas+CeC-P), el 53,9%, que serían 3 puntos menos que en 2015.
4) El federalismo, encarnado por CeC-P, sería, con menos del 10%, el gran perdedor, atrapado entre los dos bloques identitarios (independentista y unionista). 
5) Los grupos de izquierda y centro-izquierda (ERC+CUP+CeC-P+PSC) sumarían el 55,7%.
6) Los grupos de izquierda con un carácter más alternativo (CUP+CeC-P), el 15%, algo menos del 2% que en 2015.
7) Y los grupos de derecha (JxCat+C's+PP), el 40,4%. 

En definitiva, todo está muy abierto, pues los resultados de las encuestas están reflejando tres cosas: 
1) Un aumento de la participación, lo que podría favorecer a los grupos unionistas, dada una tradición de inhibición en este tipo de elecciones entre el electorado con mayor sentimiento más españolista, lo que se estaría traduciendo en el ligero aumento en el apoyo a estos grupos
2) Una escasa volatilidad del voto entre los bloques identitarios, con electorados fieles a los postulados que llevan defendiendo desde los últimos años.
3) Una mayor volatilidad del voto dentro de cada uno de esos bloques, principalmente entre ERC y JxCat, por un lado, y entre los tres grupos que conforman el bloque unionista, por otro, especialmente dependiendo de cómo se resuelva la incógnita del PSC. 

lunes, 27 de noviembre de 2017

Más sobre la situación de la salud en EEUU: la creciente mortalidad materna

Que el sistema sanitario de EEUU es muy desigual, es cierto. Que los sectores sociales más humildes, donde abundan más las minorías raciales, son los más vulnerables, tampoco cabe duda. Que en sistema predominan los intereses de las grandes corporaciones privadas de la medicina y la farmacia, resulta evidente. Que los indicadores demográficos como la mortalidad infantil, la materna durante el parto o la esperanza de vida, donde se observa el grado de bienestar de los países, están por debajo de la mayor parte de los países europeos e incluso de la vecina Cuba, es también constatable. Que las estadísticas oficiales fallan estrepitosamente, consecuencia del abandono sistémico de la salud por el estado, es algo que quizás conozcamos menos, pero es real. 

Acabo de leer el artículo "La verdadera tasa de mortalidad materna en EEUU", de Benjamin Mateus. Lo ha publicado traducido Rebelión desde la fuente original en inglés wsws.org. Los datos que reflejan la gráfica* son muy elocuentes: el aumento de la mortalidad materna desde 2004, que en el caso del estado de Texas resulta escandaloso. A ello hay que unir el recorte en recursos humanos sanitarios, en este caso en obstetricia y y ginecología, por lo que se prevé que siga incrementándose. 

En un estudio del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades se dicen cosas como ésta: "En términos generales [se ha concluido] que la TMM ajustada para 48 estados y [Washington] DC era 18.8 en 2000 y aumentó a 23.8 en 2014, un aumento del 26.6 %. Estos datos se basaban en 7.269 muertes maternas y 46.722.133 bebés nacidos vivos en los años intermedios. Un 20 % del aumento observado en el aumento no ajustado se debió a un aumento real de la mortalidad materna y un 79.9 % a una mejora de la verificación".

*Tasas de mortalidad materna para 48 estados de Estados Unidos, Washington DC (48+DC), Texas (TX) y California (CA), a partir de datos publicados por Colegio de Obstetricias y Ginecólogos estadounidense y TMM del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).       

domingo, 26 de noviembre de 2017

Alberto Ruiz-Gallardón, otra figura del capitalismo corrupto, derrochador y de amiguetes

Hasta 2011, cuando fue nombrado por Mariano Rajoy ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón había pasado por ser el rostro amable y hasta progre del PP. Sí, no exagero. Llegó por ello a ser odiado por los sectores más ultras de la derecha, hasta el punto de haber sufrido la presión de su principal rival en el partido en Madrid, Esperanza Aguirre (que presumía de liberal), y unas durísimas críticas desde los medios más carcas, con Federico Jiménez Losantos a la cabeza, que llegó a perder un juicio por injurias. 

Gallardón, se decía, era el candidato del grupo PRISA (vamos, de El País, la cadena SER, el Canal Plus...), que siempre ha presumido de ser la expresión del centrismo político. De ahí su apoyo al Felipe González socio-liberal, al José Mª Aznar pactista con los nacionalistas... y en Madrid al Gallardón progre desde la presidencia de la Comunidad, primero, y desde la alcaldía de la capital, después.


Su figura resulta curiosa. Hijo de un opositor monárquico al franquismo (esto es, ligth), José María Ruiz Gallardón (sí, sin guión, que éste ha sido cosa del hijo), que pronto se afilió a la Alianza Popular de Fraga y sus ministros franquistas, se casó con la hija de otro ministro, fiel franquista hasta su muerte: José Utrera Molina. Tanto fue así, que se dice que en cierta ocasión dijo que "el que de verdad es de derechas es mi hijo". 


Como ocurre mucho en los medios conservadores, el hijo se inclinó por el mundo del alto funcionariado del estado, en su caso en la judicatura como fiscal. También se introdujo en la política, siendo elegido concejal en Madrid en 1983. Y cuatro años después fue nombrado por Fraga sorprendentemente secretario general de AP. Fue el momento de la primera crisis del partido, después de la derrota electoral de 1986 y de que Jorge Verstringe, que había lanzado duras diatribas contra su antiguo mentor, acabase dimitiendo del cargo. Joven, como también lo fue Verstringe en su día, Gallardón se erigió ya en una de las figuras 

fuertes del partido, si bien en diferentes funciones, como veremos.

Tras la transmutación de AP en PP allá por 1989, cerrando así la crisis abierta tres años antes, Gallardón se centró en Madrid. En 1995, en plena crisis del felipismo, alcanzó por mayoría absoluta la presidencia de la Comunidad, que revalidó en 1999. Luego pasó al Ayuntamiento, donde hizo lo propio en 2003, 2007 y 2011. Curiosamente en 2003 su partido, que presentaba como candidata a la presidencia de la Comunidad a Esperanza Aguirre, no consiguió la mayoría absoluta, produciéndose el conocido como tamayazo, cuando dos tránsfugas del PSOE decidieron no apoyar la investidura del candidato de su partido, Rafael Simancas, y el consiguiente gobierno de coalición pactado entre PSOE e IU.


Gallardón estaba en la cima de su gloria por su capacidad de ganar por goleada y hacerlo en las elecciones posteriores. Mientras tanto, su compañera y rival Aguirre tuvo que hacerlo inicialmente mediante la maniobra sucia del tamayazo. Si ya entonces todo resultó sospechoso, lo que hoy en día sabemos de la corrupción del PP madrileño, con los Granados, González y cia, lo ha certificado.


El momento de gloria, en efecto, con un grupo de comunicación volcado en su figura, el triunfador, el hombre capaz de gobernar desde un centrismo que hacía posible que el electorado de la derecha y buena parte del de centro-izquierda, anteriormente votante del PSOE, lo apoyaran con el orgullo de hacer de Madrid la primera metrópoli española. Y algo más. El aluvión de construcción de infraestructuras de todo tipo lo demostraba: vías de comunicación, viviendas, instalaciones deportivas... Su proyecto estrella para los habitantes de la ciudad fue el de la M-30 y su soterramiento. Y la apertura internacional, el  lanzamiento hacia la aventura olímpica. Y para todo ello no ahorró nada. Como la burbuja estaba en su apogeo, parecía que el mundo era jauja. Más que nunca, se visibilizaba el triunfo del neoliberalismo. En Madrid, con la figura centrista de Gallardón, y en el gobierno central, con la del feliz José Luis Rodríguez Zapatero, capaz de engatusar por su izquierda a buena parte del electorado que hizo de la "zeja" su emblema.


En 2011 su nombramiento como ministro resultó lógico: fue un premio a su entrega al partido y, quizás, para él la antesala de lo que con el tiempo pudiera acabar siendo su sustituto. Méritos y experiencia no le faltaban. Si embargo, su paso por el ministerio de Justicia fue, una decepción para quienes habían hecho de él el ejemplo del centrismo. Como si volviera sus orígenes juveniles de ser más de derechas que su padre, fue beligerante con la ley de matrimonio igualitario, introdujo las tasas judiciales, buscó acabar con la ley del aborto aprobada unos años antes, defendió al presidente del Consejo del Poder Judicial en un caso de malversación de fondos, concedió indultos más que controvertidos... Eso le llevó a ser uno de los ministros más impopulares, por lo que se vio forzado a dimitir. 


Retirado de la política, parecía estar al margen de los escándalos que han ido saliendo a la luz en los últimos años: los casos Gürtel, Púnica y Lezo, y los personajes Granados, González o la propia Aguirre. En los últimos meses, sin embargo, su nombre empezó a mencionarse, no tanto por su relación directa con los mismos, como por el modelo de gestión que había llevado a cabo. Esto es, despilfarro, pelotazos, concesiones... e ilegalidades. 

Hace un par de días eldiario.es ha publicado un artículo de Fátima Caballero muy esclarecedor: "Así endeudó Gallardón a Madrid con la M30: sobrecostes, pago de trabajos norealizados y modelo de gestión 'ruinoso'". Entre tantas cosas, se vuelve a poner de relieve la la ilegalidad de las obras de la M-30, así como el ocultamiento en su día de información a IU, impulsora de la denuncia. Por medio estaba un tal Manuel Moix, por entonces fiscal jefe de Madrid y tan preferido por los González, Zaplana y demás para su nombramiento como fiscal anticorrupción, que no vio delito en lo que acabó siéndolo.

Así las cosas, parece que otra figura del PP se va derrumbando. Le salva, por ahora, eso de no llevárselo fresco, como ha hecho tanta de gente de su partido. En este país todavía hay quienes se salvan, pese a haber saqueado las arcas públicas en favor de las empresas privadas. Eso no parece delito, porque la ley, hecha por ese tipo de personas, no lo contempla. Quienes defienden el modelo de capitalismo que en nombre de la doctrina neoliberal abomina del estado como ente de redistribución de rentas, pero que alimenta a amiguetes que pululan en empresas de todo tipo. El modelo favorecedor desde las corporaciones de la construcción y las obras públicas, de la sanidad, de la gestión del agua o de las finanzas hasta los amiguetes del partido o los centros religiosos de enseñanza.

Y Gallardón, como uno de sus exponentes. 

sábado, 25 de noviembre de 2017

50 mujeres asesinadas por violencia de género (a 25 de noviembre)

En lo que llevamos de año han sido asesinadas en España por violencia de  género 50 mujeres, a las que hay que unir 5 menores, hijos o hijas de esas mujeres, que han sido también víctimas de la acción violenta del agresor (ibasque.com). 

El mapa muestra el lugar donde se han cometido los asesinatos de las mujeres, llamando la atención que en las dos provincias más pobladas haya habido 16: 10, en Madrid (20%); y 6, en Barcelona (12%); que las cinco provincias del ángulo sureste sumen 13 (26%); o que en tres provincias de Castilla-La Mancha se haya alcanzado el número de 6 (12%). 

El año arrancó con los dos primeros meses fatídicos: 17 mujeres asesinadas (34%) y un bebé, que lo había sido con la expresión "Te voy a dar donde más te duele". El primer semestre, a su vez, sumó 35 asesinatos de mujeres (70%), y los de 3 hijas y dos hijos.

Post scriptum

Acabo de leer que ayer fue asesinada  en Vinarós (Castellón) otra mujer. Ya van, pues, 51.   

El PSOE de Sánchez, engañado

Se quejaba ayer Margarita Robles, portavoz del PSOE en el Congreso, que el gobierno no haya consultado a su partido el nombramiento del nuevo Fiscal General del Estado. Días pasados el PP negó que la comisión territorial del Congreso, formada a instancias del PSOE tras su apoyo a la aplicación del artículo 155, fuera a tratar la reforma de la Constitución. Ayer también Público se refirió al "secuestro" que la Mesa del Congreso, controlada por PP y Ciudadanos, está llevando a cabo con más de 30 leyes, con las que no están de acuerdo. 

Resulta evidente que PP y Ciudadanos están muy compenetrados. También, que juntos suman una cuasi mayoría en el pleno de la cámara baja, que sí lo es en la Mesa, donde se cocina el día a día de los temas a tratar. Y que ambos partidos, pese a que pugnan soterradamente de cara a futuras confrontaciones electorales, han arrinconado al tercer socio del 155. 

El PSOE quizás se sienta engañado después del esfuerzo hecho hace un mes para apoyar al gobierno. Una postura que calificó como de responsabilidad, de sentido de estado. Está buscando en ellos su rédito electoral, aprovechando la gran ola de nacionalismo español que se ha levantado como consecuencia del procés catalán. Las elecciones del próximo 21 de diciembre se han convertido en su prioridad. Y creen haber encontrado un nuevo nicho de votos en el pacto con lo que fue la antigua Unió Democrática de Catalunya. Una fórmula coyuntural de transversalidad entre socialistas y nacionalistas moderados no independentistas. No debemos olvidar que UDC fue, dentro de la coalición CiU, el partido más a la derecha y la mejor expresión de la burguesía catalanista. 

Varias apuestas que podrán salir o no. Una, más lejana, la de hacer del Congreso una cámara de oposición a un gobierno en minoría, se ha quedado en humo. Como le ha ocurrido a su propuesta estrella de reforma constitucional al unísono de la aplicación del 155. Ahora falta por ver lo que pueda ocurrir el 21 de diciembre.

Lo que sí parece claro es que al PSOE de Pedro Sánchez, quien apostó por otras cosas en las primarias pasadas, lo han engañado. Sí, el señor Mariano y su junior Albert.   

jueves, 23 de noviembre de 2017

A propósito de lo que fue la trasera de mi casa (desde "Una mirada" )


Me han mandado unas imágenes de la trasera de la casa de mis ancestros familiares. La trasera, sí, como la llamábamos. Un espacio ancho con dos hileras de árboles que le aportaban un verdor sano y, en cierta medida, bello. Un espacio donde se podían oír los cantos de los pájaros y las voces de los niños cuando jugábamos. Estos días la están transformando. Pero para mal. Y todo con el objetivo de convertirla en zona de aparcamiento para coches a costa de destruir los árboles que llevaban décadas allí plantados.

Los árboles son vida y destruirlos sólo puede contribuir a lo contrario. Poco a poco muchas ciudades van perdiendo sus espacios naturales, aun cuando, como en el caso de nuestra trasera, sean pequeños. Han transformado un rincón modesto, pero rico en los árboles que lo poblaban y lo que fue parta mí un tesoro de recuerdos.  

Hace siete años publiqué en este cuaderno un pequeño relato que escribí en 1980 y que titulé "Una mirada". En él expresaba lo que sentía mirando por la ventana de mi cuarto de estudio, lo que en casa llamábamos el despacho. Aunque repita su publicación, pretendo que sirva de recuerdo de algo que fue y ya no es. Y también denuncia del arboricidio que tantas veces cometen quienes administran ciudades a costa del bienestar de la gente.

"Una mirada"


Es la tarde. Desde esta ventana estoy divisando el horizonte de naturaleza que poco a poco va desapareciendo. Aquí, al lado, las acacias, los negrillos y los ailantos; al fondo, junto al río, los chopos; y más allá, ascendiendo por los Montalvos, no llego a distinguir los árboles. La tierra seca, amarilla, ayer surcada por los surcos del arado, hoy está baldía por el paso del tiempo y va cediendo su lugar a los bloques de ladrillos rojos que poco a poco levantan. Un horizonte austero es el que diviso, que con el tiempo se va transformado. Un horizonte tejido de antenas que se levantan y entrecruzan, formando una malla de metales y ondas.

Las ramas de las acacias, los negrillos y los ailantos, que se mueven guiadas por el viento, me llevan a un pasado inocente...

-Gallo, gallina, gallo, gallina, gallo…

Y las voces, los gritos, los balones, los escondites, los daos, el pico-zorro-zaina, el dólar, la rueda del tío Repique, los guardias y ladrones, los platillos, las bolas, los clavos… Todo va quedando en el recuerdo. Una infancia verdadera, que fue vida, vida alegre y espontánea.

Hoy me conformo con estos niños que oigo gritar y veo jugar cada día.


(5-9-1980)

(La primera imagen es de Víctor Montero Rico). 

lunes, 20 de noviembre de 2017

Maza, Blesa y Barberá: tres muertes repentinas en un año de gente que sabía mucho

Hace dos días murió José Manuel Maza, Fiscal General del Estado, artífice de la inculpación de miembros del govern, la Mesa del Parlament y sendos dirigentes de la ANC y OC. Ocurrió en Buenos Aires, de repente, en menos de 24 horas desde que fue hospitalizado por una infección generalizada. Se decía que estaba grave, pero que su vida no corría peligro. Desde el primer momento se han mostrado muchas prisas para que el cadáver sea repatriado, sin que, al parecer, se le vaya a hacer una autopsia. Miembros del gobierno y los medios de comunicación del sistema están vanagloriando su trayectoria y sus últimas actuaciones. Méritos había hecho para que así fuera. Pero se han olvidado que hace unos meses fue repudiado por el Congreso, salvo por el grupo parlamentario del PP, tras su defensa a ultranza del fiscal anticorrupción, Manuel Moix.

Hace un año murió Rita Barberá. También, de repente, por un paro cardíaco. La exacaldesa de Valencia, tras su derrota en las elecciones municipales de 2015, después de 24 en el puesto, y el cerco que se estrechaba sobre ella por la corrupción generalizada de su partido, había caído en desgracia. Forzada a cesar en su militancia, se la veía sola en su escaño del Senado y eran llamativas las espantadas de su gente para no dejarse fotografiar con ella. Fue en su día clave para que Mariano Rajoy siguiera como presidente del PP, cuando más de uno y una se la estaban preparando.

Este verano murió Miguel Blesa. De repente, de suicidio. El amigo de José Mª Aznar que llegó a la presidencia de Bankia. Una de las entidades financieras más corruptas, que hizo de las preferentes una forma de estafa sobre personas mayores y de las tarjetas negras a la cúpula de su entidad un sello propio. 

En un año, tres muertes repentinas. De gente importante. Vinculadas de una forma u otra al PP. Dos de las personas fallecidas, ligadas de una forma u otra a las administraciones del estado. Dos, a las tramas de corrupción con el PP de por medio para beneficiarse como tal partido o para hacerlo personalmente. Útiles en algún momento, en distintas facetas, aunque dos de ellas hubieran sido ya desechadas. Gente que sabía mucho. O más que mucho. 

domingo, 19 de noviembre de 2017

Víctima del robo de bebés, ahora condenada tras sus acusaciones

Que durante el régimen franquista hubo una trama de robo de bebés, no hay duda. Que tuvo sus orígenes desde el primer momento, también. En esos primeros años las víctimas fueron mujeres represaliadas -rojas, como se las llamaba despectivamente-, a las que les quitaban sus bebés bajo diferentes excusas, como su muerte, haber encontrado una familia de bien... Con el paso de los años, cuando la represión se fue moderando, se empezó a echar mano de otras mujeres, casi siempre humildes y en muchos casos marcadas por estigmas sociales del momento, como ser madres solteras, prostitutas... La trama prosiguió tras la muerte del dictador e incluso en los años ochenta.

Mucho se ha hablado de las complicidades, que resultaron clave y fueron múltiples: de entrada, familias con posibles, en su mayoría adeptas al régimen; luego, médicos, que tenían que dar el visto bueno profesional; y monjas, como enfermeras o lo que fuera, que aportaban su sangre fría en nombre de Dios; no faltaron funcionarios sin escrúpulos de los registros y quien se necesitara. Y, por supuesto, sin que faltara el dinero, que era mucho. Porque se trataba de un negocio con pingües beneficios para quienes intermediaban. Hace unos años, en 2012, ya escribí dos entradas sobre el tema ("Prevaricar..., ¿qué es eso?"; y "La monja imputada en el robo de bebés"), donde me extendí algo más en sus pormenores.    

Estos días ha saltado una noticia relacionada con uno de esos robos. María Serrano Velázquez lo cuenta con claridad en Público. Se trata concretamente de una víctima de los robos, Ascensión López, que interpuso en su día una querella contra una monja, tía adoptiva suya y presunta autora de una de las firmas documentales, como responsable de la tramitación de su adopción. El problema ha venido porque el juez no admitió como pruebas documentales las diferentes partidas de nacimiento que se elaboraron por entrar dentro de lo que se considera prescrito. Por esa razón fue condenada el año pasado a indemnizar a la monja y pagar una multa: 40.000 y 3.000 euros, respectivamente. El gobierno denegó su indulto y ahora Ascensión, una mujer humilde, en situación de desempleo y con dos hijos a cargo, ha de pagar penalmente, con el riesgo de ir a la cárcel si no deposita el dinero.