sábado, 14 de julio de 2018

La resolución de un tribunal alemán sobre Puigdemont, un nuevo patinazo de la justicia española

Ha publicado hoy eldiario.es un artículo de Javier Pérez Royo que no tiene desperdicio: “El estatus jurídico de Puigdemont tras la decisión del Tribunal Superior de Schleswig-Holstein”. Veamos,  a través de algunas frases, cómo ha argumentado su posición: 

“[el juez Llarena] únicamente puede proceder contra él por aquellos delitos por los que puede exigírsele responsabilidad penal. Y entre esos delitos ya no está la rebelión, la sedición, los desórdenes públicos o la corrupción”.

“La decisión adoptada en el día de ayer por el Tribunal Superior de Justicia de Schleswig-Holstein [es] firme, vinculante para los ‘tribunales españoles’".

“Puigdemont únicamente puede ser procesado en España por el delito de malversación”

“puede volver a España cuando quiera sin que pueda ser procesado por los cuatro delitos enumerados en la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Schleswig-Holstein”.

“El juez instructor del Tribunal Supremo al dictar la euroorden en los términos que lo hizo, sometió la calificación jurídica de la conducta de Carles Puigdemont a la decisión del juez europeo que tuviera que dar respuesta a lo solicitado en dicha euroorden”.

“Lo procedente en este momento sería que la Fiscalía General del Estado acordara retirar la acusación por rebelión contra todos los querellados, que solicitara el levantamiento de las medidas cautelares y que instara el desistimiento por parte del Tribunal Supremo y el traslado de la causa al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, que es de donde no debería haber salido”.

Su conclusión, que creo muy prudente y quizás en exceso, es que todo ha sido “un disparate desde el principio”. 

Pérez Royo pone al descubierto el ridículo hecho por la justicia española en las personas de la jueza Carmen Lamela y, especialmente, del juez Pablo Llarena. La primera, como pionera en las acusaciones y encarcelamiento en relación al procès catalán y el segundo, porque continuó en esa línea y, llegado el momento, inició su periplo por la justicia europea. 

Dadas las acusaciones tan graves y las consecuencias que se derivaron, la situación actual pone al descubierto que la actuación de dichas personas, miembros de la judicatura española, han provocado un daño terrible a quienes están sufriendo prisión o decidieron en su día refugiarse en otros países. Pone en evidencia también el proceder del juez Llarena en el ámbito de la justicia europea, donde ha errado, tanto en Bélgica como en Alemania, en el intento por convencer acerca de los graves delitos rebelión, sedición, desórdenes públicos y corrupción. Y de paso, añado yo, pone en entredicho el grado de credibilidad de la justicia española.

viernes, 13 de julio de 2018

El reflujo de la derecha política española

PP y Ciudadanos están tocados. La moción de censura del PSOE, apoyada por todos los grupos de la oposición (de izquierda y/o nacionalistas periféricos), les ha provocado una parálisis de envergadura. 

El primero está en su proceso de primarias, pero las dudas que tienen son muy grandes. La baja participación ha puesto al descubierto la gran mentira de su militancia. No era un partido como tal, sino una agencia de colocación y corrupción. La huida del jefe ha puesto al descubierto su capacidad de liderazgo. La presencia en la sombra del anterior jefe dice mucho de su capacidad de regeneración. En el proceso de primarias no está existiendo debate de ideas, sino de personas, bajo la mirada de las perspectivas electorales que se cree que puede tener cada cual. La desmoralización es grande, porque la travesía del desierto, si no otra cosa, que se augura, va a dificultar el reparto de cargos y prebendas. Hasta se están pensando en vender la sede central de la calle Génova madrileña. Ya se sabe, se pagó y se remodeló con dinero negro.

Ciudadanos, por su parte, está ahora desaparecido en combate. No está sabiendo reaccionar al golpe recibido. Su error al no apoyar la moción de censura del PSOE fue mayúsculo. Las perspectivas electorales han cortado su crecimiento, por lo que han dejado de ser y de sentirse el centro de gravedad política del sistema. Su reacción ante la nueva situación política está siendo de baja intensidad. Y encima, pese a su poca presencia municipal, han empezado a salirle granos de corrupción. 

Que la oposición al gobierno la estén llevando periodistas que siguen erre que erre con lo del golpe de estado en Catalunya (lo de cosas como las gafas de sol, mejor dejarlas...), es un mal síntoma para la derecha política. Como lo es que tenga que ser la tumba de Franco la que ocupe parte de su agenda. O que algún que otro obispo siga hablando de feminismo radical o cosas por el estilo. O que un escritor se sienta disgustado por lo del lenguaje inclusivo en la Constitución...    

Considero que tanto silencio me resulta, más que sospechoso, preocupante. No de inmediato, sino de cara al futuro. El verano se prevé tranquilo. Después, ya veremos. Pero la derecha no se anda con chiquitas cuando se pone en serio. 

jueves, 12 de julio de 2018

El cabreo de Pérez-Reverte sobre el lenguaje inclusivo

El famoso escritor ha dado su palabra de dejar la Real Academia de la Lengua si se adapta la Constitución al lenguaje inclusivo. No es la primera vez que lanza un ataque contra ese tipo de cosas. No es el único de la RAE que se opone al lenguaje no sexista, aunque haya quienes crean que al final mucha gente cederá. Don Arturo, por lo que vemos, quiere mantenerse firme. No sé si su cabreo es una amenaza, tiene forma de testimonio, pretende ser una señal de coherencia o todo a la vez. 

Pues bien, yo digo que adelante. Que dé el paso. Si así se queda a gusto, no hay problema. No deja de ser la reacción de quienes sienten que se les quita un privilegio, en este caso el de sentirse del género dominante. También, la reacción de un personaje que con su ego de enormes dimensiones se cree por encima del bien y del mal. 

Tampoco perderíamos mucho si lo deja.

(Imagen: http://rafa-almazan.blogspot.com/2010/04/perez-reverte-un-escritorzuelo-con.html)

miércoles, 11 de julio de 2018

Todo real: amoríos, negocios, engaños, desengaños...

El accidente durante una cacería de elefantes africanos hizo saltar las alarmas. Por medio había una amante, a la que había dotado no de piso, sino de mansión y cercana al gran palacio. Pero no era una amante cualquiera, porque con ella jugaba también a los negocios. Y en éstos, como se sabe, hay muchos recovecos. Comisiones, paraísos fiscales, blanqueo de capitales, testaferros... A eso se unió lo del yerno de la pequeña, que había aprendido que había cosas se podían hacer sin problema. Y hubo el riesgo de que se hilaran hilos no deseados. Se llegó a tanto, que quienes callaron, ocultaron y pelotearon, empezaron a lanzar mierda. Mierda real, porque así es. Dos años después, hace cuatro ya, hubo de abdicar para dar paso al siguiente de la lista. Era la solución de urgencia al descrédito suyo, muy menguado, y al de la institución, en declive. Ahora están volviendo a salir chismes. Porque en las cloacas del estado se sabe mucho y hay personajes en peligro. Por eso están soltando basura, como real que es. La amante se quejaba de que más que amor había interés. Negocios, vamos. También, engaño, desengaño... Y entre la mayoría, como si nada.  

lunes, 9 de julio de 2018

Nicaragua, sumando y siguiendo con el debate


Continúo aportando información que nos puede ayudar a entender mejor lo que está ocurriendo en Nicaragua. Son muchas las aristas del problema. Las divergencias resultan evidentes e incluso sorprendentes.  En esta ocasión a través del pensador portugués Boaventura de Sousa Santos, con su artículo "Las venas abiertas de Nicaragua", y de Faustino Torrez, que lo hace en nombre de la Asociación de Trabajador@s del Campo de Nicaragua como el informe "La situación de Nicaragua”.

De Sousa Santos, que hace uso en el título de su artículo de la obra más conocida de Eduardo Galeano, traza un panorama muy crítico hacia el actual gobierno nicaragüense y, de una manera especial, contra el presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo. Veamos algunos de sus argumentos:  

"La oposición al orteguismo cubre todo el espectro político y, tal como ha ocurrido en otros países (Venezuela y Brasil), solo muestra unidad para derribar el régimen, pero no para crear una alternativa democrática. Todo lleva a creer que no habrá solución pacífica sin la renuncia de la pareja presidencial Ortega-Murillo y la convocatoria de elecciones anticipadas libres y transparentes.

Los demócratas en general, y las fuerzas políticas de izquierda en particular, tienen razones para estar perplejos. Pero tienen sobre todo el deber de reexaminar las opciones recientes de gobiernos considerados de izquierda en muchos países del continente y de cuestionar su silencio ante tanto atropello de ideales políticos durante tanto tiempo. Por esta razón, este texto no deja de ser, en parte, una autocrítica".

A continuación se extiende en su análisis mediante la exposición de tres lecciones, que serían: "Primera lección: espontaneidad y organización" (...). "Segunda lección: los límites del pragmatismo político y de las alianzas con la derecha" (...). "Tercera lección: autoritarismo político, corrupción y "desdemocratización".

Por otro lado, Faustino Torrez se posiciona a favor del gobierno, aun cuando no le faltan algunas críticas. He entresacado varios párrafos que ilustran claramente el sentido del informe que firma con su nombre:

"Llevamos diez años observando una oposición atacando al gobierno sandinista, sin reconocer los logros y el avance que logro el gobierno hasta abril del 2018, todos políticos de derecha y resentidos/as han promovido por debajo de la alfombra una constante vitalización hasta llegar a un golpe de estado con la etiqueta #SOS NICARAGUA, para bajar del gobierno a Daniel Ortega y subirse ellos/as, el caso es que hasta antiguos ex funcionarios Sandinistas, defienden este proceso creado por Gene Sharp un profesional contratado por la Central de Inteligencia Americana (CIA), para desarrollar un sutil golpe de estado, “no violento” (...).

Las noticias internacionales informan que congresistas de los Estados Unidos entregan recursos a los llamados “auto convocados”, se eleva la imagen del estudiante y al final observas a un tipo que no es estudiante; sino un delincuente marero con armas de guerra cobrando, secuestrando en las carreteras, destruyen instituciones del gobierno y por supuesto cuenta con el respaldo de algunos obispos de la iglesia católica, partidos políticos y el Movimiento Renovador Sandinista y algunos resentidos/as, aquí el manual deja de ser “golpe blando”, y se criminaliza, aquí se equivocan con Gene Sharp, cuando dice que “la Violencia ya no es efectiva” (...).

No tratamos de bendecir el gobierno del Comandante Daniel Ortega, sabemos que cometió errores, pero no era necesario destruir la economía del país, activar la delincuencia, acelerar el crecimiento del narcotráfico, quema de instituciones públicas, persecución y odio hacia los que Sandinistas que trabajan para el gobierno, destrucción de calles y carreteras y el desprestigio internacional del país, quien ya había construido una estabilidad social independientemente que concentrara mucho poder y no abriera espacios para viejos y actuales políticos del imperio, ahora debemos incluir al M19 de jóvenes auto convocados (...)".

domingo, 8 de julio de 2018

El joven Karl Marx, también en el cine

Estrenada en 2017, la película El joven Karl Marx, del haitiano Raoul Peck, nos lleva a las vidas de Karl Marx y Friedrich Engels entre los años 1843 y 1848. Se cuenta la historia del comienzo de una amistad, donde uno y otro, con trayectorias diferentes hasta ese momento y con preocupaciones similares, empezaron a entrelazarse para ir forjando un patrimonio intelectual y político de gran trascendencia. 

Contada desde el rico y extenso epistolario que se conserva de ambos, nos muestra a dos jóvenes que, como tales, quieren "comerse el mundo", para transformarlo desde las enormes contradicciones que el capitalismo y la industrialización emergente estaban provocando. 

Aparece un Marx, de una familia judía recién convertida al cristianismo, y una Jenny von Westphalen, de una rancia familia aristocrática, para quienes la persecución política y la miseria se convirtieron en la sombra permanente de sus vidas, sobreviviendo a base de los escasos recursos que fue obteniendo él, las herencias familiares de ella y las ayudas de Engels. Un Marx pasional, entre reflexivo e intransigente, pero riguroso, coherente y rotundo en sus formulaciones, que le fueron llevando desde sus planteamientos filosóficos neohegelianos hasta el comunismo. 

Está Engels, hijo rebelde de un burgués que desde su trabajo en el negocio familiar empezó a conocer, para analizarla magistralmente, la situación de la clase obrera inglesa. El burgués de día y revolucionario de noche que estuvo en contacto con los dos mundos, pero con la intención de acabar con el primero.

Están también las mujeres, como sí mismas en los roles de género asignados y en su contradicción con los de los varones. Una Jenny relegada en lo fundamental al hogar, pero que, lejos de ser una compañera pasiva, coincidió con "su Karl" en sus aspiraciones, lo estimuló a no desistir y le ayudó en las tareas de corrección y transcripción de sus escritos. No falta tampoco Helene Demuth, la asistenta que acompañó a la familia en sus fatigas, a la que correspondió el permanente papel sombrío de los cuidados. Y, por supuesto, Mary Burns, la compañera de Engels, una activa y decidida mujer irlandesa, militante revolucionaria y adelantada en su tiempo en tantas cosas.

Todo un conjunto de peripecias, en fin,  que nos permiten ver que uno y otro no dejaban de ser otra cosa que seres humanos, que disfrutaban, sufrían, se enamoraban, se emborrachaban... 

En medio de todo van apareciendo en la película escenarios diferentes, propios de los países por los que voluntaria o forzosamente hubieron de pasar: Prusia, Francia, Bélgica, Inglaterra.... Van desfilando personajes con los que coincidieron, tuvieron algunos puntos en común e incluso  en muchos casos acabaron rompiendo: los Bauer, Ruge, Proudhom, Bakunin, Weitling...  

Y como colofón está la pertenencia a la Liga de los Justos, una organización de ámbito internacional, con espíritu internacionalista y en pos de la fraternidad universal. Un grupo cuya dirección acabó encargando a Marx y Engels la elaboración de un manifiesto que diera contenido a sus aspiraciones. El resultado, preparado apresuradamente y publicado un mes antes del inicio de las grandes movilizaciones del año 1848, fue El manifiesto del Partido Comunista. Titulado así porque de ellos salió la propuesta para el cambio de nombre a la Liga de los Comunistas, así como también salió de ellos que se entronizara el lema "Proletarios de todos los países, uníos". Era el inicio del "espectro que se cierne sobre Europa".

La película acaba con una concesión al mundo más cercano en el tiempo, desde los años 60 hasta la actualidad. Porque el mundo, en el fondo, ha cambiado poco, o nada, en lo fundamental. Y porque lo que el joven Marx y el joven Engels pergeñaron y propusieron sigue teniendo vigencia. 

Y ya que estamos en el centenario del natalicio de Karl Marx, ver una película dedicada a él no está nada mal, sino todo lo contrario.

viernes, 6 de julio de 2018

Publicado el libro Las otras protagonistas de la Transición


Me ha llegado un correo en el que se me informa de la publicación del libro en versión digital Las otras protagonistas de la Transición. Izquierda radical y movilizaciones sociales, (Madrid, Fundación Salvador Seguí, 2018), donde se recogen las comunicaciones del Congreso de Historia celebrado a finales de febrero de 2017 en Madrid. Los trabajos, que ocupan 1.189 páginas, pueden consultarse, en formato PDF, a través del enlace:https://drive.google.com/open?id=1PMlHIqrRreuVR5gy_sJ5HCIdHVIpgHh1-

Así mismo, pueden verse los vídeos donde aparecen todas las intervenciones del Congreso, salvo el de la última mesa, que no pudo grabarse por motivos técnicos. El enlace es el que sigue:  https://www.youtube.com/playlist?list=PLXNxjLQHhcWEud5PY8FACr15OC3IzOoBR.  

En el libro aparecen los dos trabajos que envié en su día, basado cada uno en sendas comunicaciones: "De la clandestinidad a la legalidad. EL PTE y la JGR en Salamanca (1974-1980)", en las páginas 191-208; y "La izquierda radical durante la Transición. En busca de una explicación de la derrota política", en las páginas 725-740. 

En lo que respecta a los vídeos con mis intervenciones sólo está editado el de la Mesa "La experiencia militante: memorias y trayectorias"; el otro, de la Mesa "La izquierda radical como impulsora del cambio político", es el que no pudo grabarse.